• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La agencia calificadora de riesgo crediticio Moody’s Investors Service elevó la perspectiva de calificación de “estable” a “positiva”, adicionalmente, ratificó la categoría “B2” de la calificación de la deuda soberana de Nicaragua en moneda nacional y extranjera, informó ayer el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Moody’s fundamenta su decisión en dos “factores clave”: el primero se refiere a la continuidad de la estabilidad fiscal y las perspectivas económicas favorables; y segundo, la expectativa de la agencia calificadora que las políticas macroeconómicas de las autoridades mitigarán el impacto de posibles choques externos futuros.

La calificación “B2” refleja las fortalezas crediticias de Nicaragua, incluyendo el fuerte crecimiento económico, el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el sector empresarial en el país, según Moody’s.

Las fortalezas crediticias del país facilitan la implementación de políticas positivas para la calificación crediticia, y un servicio de deuda menor al de países similares, contribuyendo a equilibrar los desafíos planteados por el bajo ingreso per cápita y la alta proporción de deuda pública denominada en moneda extranjera.

La calificación crediticia de Nicaragua “B2” se ha mantenido desde julio 2015, cuando la firma la mejoró, al pasar de “B3” a “B2”. En noviembre del año pasado, la firma sostuvo que la economía nicaragüense es una de las que más rápido crece en Latinoamérica, aunque siempre expuesta a los efectos que pudiesen provocar los factores externos.