• |
  • |
  • Edición Impresa

Pescadores de Casares han visto disminuida su faena debido al fuerte oleaje que se ha presentado en los últimos días.

“Solo estamos entrando una vez en el día y desde la semana pasada que el mar se puso bravo no están entrando las lanchas, aunque es algo normal, sí nos afecta porque es nuestra única fuente de trabajo”, relató Orlando Tercero, pescador de Casares.

La libra de pescado cuesta 50 córdobas, un precio que, según ellos, es bajo para las pocas libras que logran extraer del mar.

“La pesca está pésima, no logramos vivir con 2,000 córdobas, ya que de eso pagamos 1,500 córdobas solo en combustible y vamos cuatro pescadores en la lancha. Cuando el tiempo está bueno salen de 200 libras para arriba y ahí sí logramos salir adelante”, aseguró José García, otro pescador de la zona.

La Fuerza Naval mantiene las orientaciones del uso del chaleco y herramientas que garanticen salvaguardar la vida de todos los tripulantes de cualquier embarcación.

El lunes, la Fuerza Naval del Caribe orientó suspender los zarpes a embarcaciones de todo tipo, debido a la presencia de ráfagas de vientos de hasta 30 nudos (54 km/h) y olas de 2.5 a 3 metros de altura.

La suspensión entró en vigencia ese día y fue dada a conocer mediante un comunicado en el que pedían a dueños de embarcaciones pesqueras, transporte comercial marítimo, propietarios de embarcaciones de pesca artesanal y otras personas que realicen distintas actividades en el mar, abstenerse de sus labores por su seguridad.