•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio Público pidió este viernes a los magistrados de la Sala Penal II del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), que revisara la medida cautelar de arresto domiciliar que gozan los sentenciados Álvaro Montealegre Rivas, Roberto Bendaña y  Hugo Paguaga.

“Me parece que se ha transgredido la medida cautelar (de arresto domiciliar)  y debe ser revisada”, expresó la fiscal auxiliar Grethel Fernández, quien reclamó por la ausencia de los sentenciados en la audiencia de apelación.

La revisión de medidas cautelares solicitada por la Fiscalía  tiene como propósito que Montealegre y Paguaga vuelvan a la cárcel de donde salieron hace varios meses para permanecer bajo arresto domiciliar por problemas de salud. 

Roberto Bendaña está circulado por la Policía Internacional desde el 30 de diciembre del 2013 después que se fugó de su residencia en las afueras de Managua donde permanecía bajo arresto domiciliar bajo vigilancia policial. 

Ante el reclamo del Ministerio Público, el abogado Juan Manuel Guerrero, defensor de Álvaro Montealegre, responsabilizó a los magistrados del TAM por no haber hecho la remisión de envío de reos.

“Yo no puedo traer a mi representado (Álvaro Montealegre) porque él está bajo arresto domiciliar con la vigilancia de oficiales del Sistema Penitenciario Nacional  (SPN), y son ellos los encargados de traerlos”, expresó la defensa de Montealegre.

Confirmar sentencia

En la audiencia de apelación la Fiscalía solicitó a los magistrados del TAM  confirmar “en todas y cada una de sus partes” la sentencia condenatoria de ocho años y seis meses para Hugo Paguaga, 22 años de prisión para Álvaro Montealegre y 24 para Roberto Bendaña.

“En nombre del Ministerio Público pido se confirme en su totalidad la sentencia condenatoria y se ordene la venta de los bienes (de los sentenciados) para que se pague a las víctimas”, expresó la representación fiscal.

Los abogados defensores quienes piden la revocación de sentencia condenatoria, alegaron que sus representados no cometieron delito y que los afectados debieron haber acudido a la vía civil porque los hechos acusados “son transacciones mercantiles”.

Apartan a terceros

Los magistrados de la Sala Penal II del TAM excluyeron del proceso contra Álvaro Montealegre, Roberto Bendaña y Hugo Paguaga, a los representantes de dos entidades bancarias, de los familiares de Hugo Paguaga  y de los trabajadores de Almorí quienes reclamaban ser tomados en cuenta como terceros de buena fe.

La ley considera como terceros de buena fe a las personas que son afectadas  en un proceso judicial donde no son acusados ni demandados y tampoco aparecen como víctimas o demandantes.

De esta  resolución leída por la magistrada Martha Quezada dejaron sentada su protesta los abogados de quienes pretendían intervenir como terceros de buena fe.