• Managua, Nicaragua. |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Rafael Solís negó que empresas conectadas con el exministro de Comunicaciones de Guatemala Alejandro Sinibaldi, buscado por corrupción en su país y lavar dinero en Nicaragua.

“Los bancos (nacionales) fueron categóricos. Ese dinero no entró a ninguno de los bancos”, dijo Solís a periodistas.

Sinibaldi es acusado de lavar más de 13 millones de dólares en Nicaragua, a través de varias empresas “de cartón”, es decir, que solamente existían en papel, con el objetivo de simular préstamos a las firmas guatemaltecas y de esa manera dar legitimidad al dinero que obtenían de forma fraudulenta.

La semana pasada los seis bancos que operan en Nicaragua negaron públicamente, por separado, haber realizado transacciones con empresas relacionadas con Sinibaldi.

El Banco ProCredit informó que avisó a las autoridades al detectar anomalías en las empresas relacionadas con el exfuncionario guatemalteco.

El magistrado nicaragüense agregó que actualmente no existe ninguna denuncia o acusación legal en contra de las empresas de Sinibaldi, aunque no descartó que algún demandante tome acciones en cualquier momento, en caso de que el exfuncionario haya cometido algún delito en Nicaragua.

Sinibaldi, actualmente prófugo de la justicia guatemalteca, supuestamente está implicado en una red criminal que habría cobrado sobornos por una cantidad superior a los 13 millones de dólares por contratos para obras de infraestructura.

De acuerdo con la Fiscalía de Guatemala, el blanqueo de los fondos se hizo utilizando una red de empresas abiertas en Nicaragua, que pretendían un esquema de préstamos a favor de otras de nombres similares, pero guatemaltecas, para que los fondos obtenidos a través de actividades ilícitas aparecieran como fruto de actividades lícitas.

Después el dinero se destinaba a comprar bienes lujosos —yates, aviones, helicópteros, casas o fincas— y a sufragar gastos de las campañas electorales en 2011 y 2015 del Partido Patriota (PP), formación que llevó al poder al expresidente Otto Pérez Molina en 2012 y que luego intentó utilizar Sinibaldi para presentarse como candidato en 2015.