• Boaco, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El obispo de la Diócesis de Boaco, Granada y Rivas, monseñor Jorge Solórzano, oficiará hoy la solemnidad dedicada al santo patrono de los boaqueños, Santiago Apóstol, en la iglesia parroquial del mismo nombre, con la participación de sacerdotes invitados de la zona pastoral.

La fiesta patronal dedicada al Apóstol Santiago, entre el 21 y el 25 de julio, se prolonga hasta el 31 del mismo mes, con el multitudinario encuentro de Santiago y San Felipe, que sale del barrio El Muñeco.

La fiesta se caracteriza por su origen y contenido religioso, tradición y costumbres populares, entre las que sobresalen procesiones, topes y la misa en honor al apóstol Santiago, así como montas taurinas, juegos mecánicos, ferias, dianas, hípicos y fiestas populares.

Bailantes

La atracción principal de las fiestas la constituyen los bailantes, campesinos de varias comunidades cercanas de Boaco, que abandonan sus labores del campo para rendirle tributo al patrono y pagar sus promesas por favores recibidos, lo que se ha convertido en una herencia de generaciones, inculcada por sus padres y abuelos.

La representación de moros y cristianos es otro espectáculo lleno de colorido que, según historiadores, data de la época de la Colonia y siempre atrae a centenares de turistas.

Carlos Reyes, habitante del barrio Santa Isabel, dijo que todas las actividades en el marco de las fiestas patronales se realizan con mucha devoción y respeto hacia el apóstol Santiago.

De igual manera, la escuela Julia Gracia tiene su representación cultural de los bailantitos, desde hace 59 años, para evitar que la tradición popular se pierda, transmitiéndosela a los niños de dicho centro escolar.

Una característica particular de los devotos es que en cada tope y procesión lo hacen bailándole al apóstol Santiago, desde los cargadores que llevan en hombros la imagen durante todo el recorrido.

Tope de santos en Carazo

Miles de fieles católicos se dieron cita en Dolores para realizar el tradicional tope de las imágenes que representan a las tres ciudades más importantes del departamento: san Sebastián de Diriamba, san Marcos evangelista de la ciudad del mismo nombre y el anfitrión, Santiago Apóstol de Jinotepe.

Con más de trescientos años de tradición, todavía se mantiene viva la fe y la religiosidad de muchos promesantes que viajan desde distintos puntos del país para pagar sus favores recibidos por “Chaguito”.

Este 24 de julio el pueblo caraceño se desbordó, manifestando su fervor a través de las danzas de cada municipio, resaltando sus trajes y bailes típicos: “El Viejo y la Vieja”, “El Torohuaco”, “Los Diablitos”, “Las Inditas”, “El Gigante”, “El Macho Ratón”, entre otros.

La comisionada Carla Zúniga, jefa de tránsito de Carazo, comunicó que en el evento participan más de 200 oficiales de las diferentes especialidades policiales, con el fin de garantizar la seguridad.