•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una canícula benigna está instalada en el país, lo que provoca un equilibrio de precipitaciones en la región central y el Pacífico, afirmó Abdel García, del Centro Humboldt. Hasta el momento  en ambas zonas la lluvia no ha disminuido significativamente. 

De acuerdo con García, desde 1971 hasta 2000 el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) hizo una revisión estadística de las precipitaciones y determinó que el período canicular se extiende del 15 de julio al 15 de agosto.

García explicó que Ineter, a través de sus estaciones climáticas, realiza análisis estadísticos sobre las lluvias para establecer las normas históricas. Aseguró que los productores de Boaco, Matagalpa y Jinotega han reportado buenas lluvias. 
“A diferencia con la canícula de 2015, en la que solo llovió durante cuatro días, ese caso fue severo porque fue inusualmente seco, a consecuencia del fenómeno El Niño que afectaba el país”, sostuvo el especialista. 

Una canícula húmeda es cuando hay más de 10 días de lluvia durante el mes que dura. García afirmó que instituciones de monitoreo del clima regionales, como la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) y la Organización Meteorológica Mundial, pronosticaron que el fenómeno El Niño sería neutral este año y por ese motivo la canícula no ha sido grave. 
Sin afectaciones

Francisco Corrales, presidente de la Cooperativa Agropecuaria de Crédito y Servicio Productores Papas del Norte en Estelí, aseguró que no ha tenido ningún tipo de afectaciones con el período canicular. 

Corrales señaló que en los últimos cuatro días no ha llovido y la única afectación es la sensación de calor que se percibe en la ciudad de Estelí. “El suelo tiene suficiente humedad para que la semilla se desarrolle. No creo que a estas alturas la canícula nos afecte, además es cierto que ha sido una húmeda”, manifestó el productor. 

El agricultor indicó que este período, en el que las lluvias bajan, es el indicado para sacar la producción de primera, como la de frijoles, en la que ya se trabaja. “Levantar el frijol húmedo no es bueno, por eso en la canícula aprovechamos para arrancar la primera cosecha”, explicó Corrales. 

García, especialista del Centro Humboldt, afirmó que en Matagalpa y Jinotega se reportan calores sofocantes y tratan de saber a qué se debe. La temperatura en las ciudades de estos departamentos en los últimos días oscila entre los 27 y 32 grados. “Vamos a averiguar si se trata de una ola de calor o simplemente la sensación térmica se incrementa, pero el clima agradable no se presenta. Puede ser por la canícula o por el calentamiento del planeta”, declaró García. 

En Managua y el resto del Pacífico la temperatura se mantendrá en la máxima de 35 grados. El Ineter asegura en su página web que la canícula tiene una duración de hasta 80 y 100 días en lugares como Sébaco, la zona norte del lago de Managua, Malpalsillo, Nagarote, León, San Francisco Libre, entre otros. 

En cambio, en las regiones autónomas del Caribe durante julio y agosto se presentan las cantidades máximas de lluvias, que alcanzan unos 5,000 milímetros en el extremo sureste, según Ineter.