•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A más de 200 metros de profundidad se encontraba el cuerpo sin vida del joven William Orlando Cárdenas Gonzáles, de 31 años de edad, en un barranco del municipio de El Crucero. Cárdenas vivía en el barrio Pacaya y deja a una niña de 12 años en la orfandad.

Según la alcaldesa del municipio, Solieth Marenco Ramos, la familia del joven lo reportó como desaparecido desde este pasado lunes a eso de las tres de la tarde.
“Sus familiares dieron aviso a las autoridades del municipio, que el joven se había ido a buscar leña desde las tres de tarde del lunes, pero el joven no regresó, entonces otros jóvenes lo encontraron pero estaba en el fondo del barranco, por esa razón fue que vino una brigada de rescate de Managua”, alegó Marenco.

Además, informó que estarían haciendo la donación del ataúd y otras cosas, ya que la familia es de escasos recursos y necesitan el apoyo de la municipalidad.
Por su parte el padre del fallecido, don Orlando Cárdenas, informó que su hijo tenía poco de habitar en el barrio, que él era originario de la ciudad de Diriamba, Carazo.
“No sabemos qué pudo haber pasado, mi hijo tenía una enfermedad en el corazón, pero no sabemos si le dio un ataque o resbaló, él estaba casado y deja una niña de 12 años de edad”, dijo Cárdenas.

En el rescate participaron miembros del Ejército Nacional, Cruz Roja Nicaragüense, filial  Managua, un equipo de la Policía Nacional y vecinos que se sumaron a dicha labor.
El teniente del ejército, Róger González, explicó que fue necesaria la ayuda de 12 hombres para poder extraer el cuerpo de la víctima, lo que resultó de mucha dificultad debido al fuerte viento, el angosto camino y, sobre todo, que la loma era demasiado inclinada.