•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A  dos millones 885 mil 250 córdobas asciende el hurto agravado que la Fiscalía le atribuye a Carlos Zavala Ojeda, quien presuntamente se apoderó ilegítimamente de  9,781 láminas de zinc.

Así lo dice la acusación radicada en el Juzgado IV Distrito Penal de Juicio, donde la representante legal, gerente de la empresa y víctima es Katia Ramírez Ojeda, prima del acusado.

En el extenso escrito acusatorio,  se  explica que la víctima (Katia Ramírez), en julio del 2014, acordó con su pariente Carlos Zavala, que le alquilara unas bodegas para guardar 9,781 láminas de zinc.

Fue así que entre julio del 2014, y septiembre del mismo año, en cinco lotes, en las bodegas propiedad de Carlos Zavala, fueron almacenadas las más de 9 mil láminas de zinc, refiere la acusación.

De las 9,781 láminas de zinc, 500 presuntamente fueron vendidas por el acusado a un solo comerciante, quien ahora es ofrecido como testigo de cargo por el Ministerio Público.

Contra reloj

El juez IV de Distrito Penal de Juicio de la capital, Carlos Silva Pedroza, abrió el juicio  este martes, pero no se evacuó ninguna prueba ya que a la Fiscalía, solo uno de los nueve testigos que ofreció llegó.

Ese único testigo es la víctima Katia Zavala Ramírez, sin embargo por razones de estrategia, la representación del Ministerio Público no la hizo pasar a como sucede en la mayoría de casos, donde la víctima es la primera en declarar. El juez  Carlos Silva programó la continuación del juicio para el próximo 9 de agosto.