•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A raíz de cuatro denuncias presentadas el pasado miércoles por padres y madres de familia del Instituto Modesto Bejarano, del barrio Acahualinca, en Managua, ayer surgieron cuatro nuevas quejas contra un profesor de cuarto grado que es señalado de cometer abuso sexual contra ocho estudiantes, varones y mujeres de entre 9 y 13 años de edad.

El pasado miércoles el profesor se presentó al colegio sin imaginar que la directora Evelyn Rivas le informaría de su retiro por las denuncias en su contra.

Al enterarse, el profesor se dio a la fuga porque un grupo de padres y madres que denunciaron los supuestos abusos sexuales contra sus hijos intentó agredirlo.

Agentes de la Policía Nacional del Distrito II capturaron la madrugada de ayer al profesor identificado como Heberto Ezequiel Rivas Cisneros, de 45 años, en su casa de habitación ubicada en el barrio Las Brisas, informó una fuente policial.

Ayer se reunieron los padres de los ocho niños y niñas que supuestamente fueron víctimas del profesor para formular una denuncia conjunta y que Heberto Ezequiel Rivas Cisneros sea puesto a la orden de un juez.

La secretaria política del barrio Acahualinca, Yamileth Pérez, quien participó  en el encuentro, confirmó la captura del profesor y dijo que cuatro de los ocho menores que denunciaron los actos que habría cometido el profesor, ya fueron llevados al Instituto de Medicina Legal para determinar si también hubo violación sexual. Posteriormente serían llevados los demás estudiantes.

Familiares

Una mamá que pidió no ser identificada explicó que su hija de nueve años le confesó que el profesor, aprovechándose de su autoridad, le decía que se dejara tocar sus partes y si se negaba o contaba lo que pasaba, la aplazaría en conducta.

El supuesto abusador tenía al menos dos años de dar clases en el colegio, dijeron otros padres de familia. Irónicamente, en otras ocasiones, este mismo profesor impartía charlas contra el abuso sexual, informaron estudiantes.

Donald Palma, miembro del consejo de padres de familia, motivó a otros padres y madres a conversar con sus hijos e identificar si estos también eran víctimas del profesor e insistió que estos casos deben ser denunciados. 

“Si hay más casos de abuso con este profesor, les motivamos a que se acerquen a las autoridades y que tengan la plena certeza de que las autoridades en estos casos van a proceder con plena confidencialidad”, aseguró Palma. 

¿Cómo detectar el abuso?

Ana Clemencia Téller, experta en temas de violencia y abuso sexual a la niñez y adolescencia, explica que una de las señales que deben alertar a los padres es cuando sus hijos se inhiben, están callados, incómodos, de mal carácter y sin apetito. 

“Los menores no quieren que se den cuenta que están siendo abusados, porque temen a que los culpabilicen y porque se les ha enseñado que el sexo es cosa de adultos, es malo”, comentó.

En ese caso, se debe redefinir la educación sexual que reciben los niños y debe estar acompañada de la vigilancia constante. Por otro lado, el indicador de las notas en las escuelas evidencia que algo malo está pasando, indica Téller.

“Cuando los hijos disminuyen las notas, hay que estar alertas, pero si los padres ni siquiera saben cuánto sacan sus hijos en clases, eso le indica al abusador disfrazado de profesor que ese niño puede ser abusado con facilidad y se aprovechan de ese descuido. Las escuelas y los hogares deberían ser los lugares más seguros y lamentablemente está pasando lo contrario”, sostuvo la experta.