•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme) instó hoy a los Gobiernos de Nicaragua y el de los Estados Unidos a hacer uso del diálogo para la solución de cualquier controversia que pueda perjudicar las relaciones bilaterales.

"Estamos seguros que la voluntad existe entre ambas naciones para dar pasos en esta dirección", expresó esa entidad en una declaración pública.

El Conimipyme hizo ese pronunciamiento dos días después que el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara estadounidense aprobara un proyecto de ley que busca frenar los desembolsos internacionales, conocido como la "Nica Act".

El Gobierno de Ortega anunció este jueves que reclamará por vías legales una indemnización a Estados Unidos, que calcula en 17,000 millones de dólares, con base en una sentencia de 1986 de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por daños causados durante la guerra civil nicaragüense.

El fallo de la CIJ, con sede en La Haya, fue dictado el 27 de junio de 1986 para condenar los ataques con explosivos contra puertos y otras instalaciones de Nicaragua durante la guerra civil de la década de 1980.

La Administración de Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) retiró el reclamo de indemnización contra EE.UU.

No obstante, el Parlamento de Nicaragua, aprobó este viernes una Ley que ordena al Estado a reclamar de nuevo la indemnización.

Para Conimipyme, si la "Nica Act" entra en vigor tendrá un impacto negativo no sólo desde el orden económico, sino también desde el orden político y social.

"No habrán ganadores y en todo caso todos perderemos", alertó esa entidad, que destacó los esfuerzos que ha hecho el Gobierno dentro de la alianza público privada "para la reducción de la pobreza y mantener el crecimiento económico de forma sostenible".

Sin embargo, reconoció "que hay muchos aspectos por mejorar aun para el fortalecimiento de nuestras instituciones y de la democracia en general".

La "Nica Act" deberá ser considerada en el pleno de la Cámara de Representantes, donde la iniciativa necesita como mínimo el visto bueno de dos tercios de los legisladores para ser aprobada y pasar a ser evaluada por el Senado.

De aprobarse este proyecto de ley, el gobierno de EE.UU. estaría obligado a votar en contra de préstamos para Nicaragua, de entidades multilaterales en las que tiene derecho a voto. 

Una versión similar a este proyecto ya fue aprobada por unanimidad en septiembre pasado por la Cámara de Representantes de EE.UU.