•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el Juzgado Primero Distrito Penal de Adolescente de la capital está radicada  una acusación que la Fiscalía presentó contra la adolescente A.J. G, de 16 años, por su presunto involucramiento en el asesinato de Rechel Rostrán Obando, cuya osamenta fue descubierta hace un mes en una casa en el barrio Sol de Libertad.

La menor de 16 años era amiga de Rechel y una de las últimas personas con quien fue vista con vida la joven asesinada el 8 de enero del 2017 cuando desapareció, según Paola Obando, madre de la joven a quien sus victimarios enterraron viva.

Paola Obando llegó este sábado a los tribunales ante la expectativa de que se hiciera la audiencia preliminar para Walter Darbel Jiménez y Guillermo Cuarezma Vílchez. Obando expresó públicamente su malestar porque A.J.G esté siendo acusada como menor de edad.

Walter Darbel Jiménez es quien mató a Rechel de varios golpes cuando ella se negó a sostener relaciones sexuales con él mientras estaban en una reunión en la casa donde fue encontrada la osamenta, según la Policía.

Mientras Guillermo Cuarezma Vílchez es quien habría proporcionado la coba metálica y la pala con que excavaron para sepultar a Rechel en la casa donde fue descubierta su osamenta. 

“Esa mujer (A.J.G) que la Policía  está poniendo como menor de edad, es una mujer hecha y derecha con un hijo de cuatro años”,  reclama Paola Obando, madre de Rechel Rostrán, quien desapareció de su casa en el barrio René Polanco la tarde del 8 del año en curso.

Al  referirse a Milton Anthony Mendoza Jiménez,  quien según la Policía era pareja de la menor y estaba en la reunión,  Paola Obando afirmó que ella únicamente lo conoció como “amigo de su hija”. 

Milton  Mendoza falleció en un accidente de tránsito el 11 de abril en la carretera nueva Managua- León y al momento que presuntamente Walter Darbel desmayó a golpes a Rechel, Mendoza  había salido a realizar un mandado.

Sacados de La Modelo

Walter Darbelles  Jiménez y Guillermo Cuarezma Vílchez Núñez, quienes fueron presentados el pasado miércoles como sospechosos de haber participado en el atroz crimen, fueron sacados de la cárcel Modelo Tipitapa en horas de la noche, confirmaron sus familiares.

Olianda Núñez, madre de Guillermo Vílchez Núñez, confirmó que su hijo permanece detenido en el penal de Tipitapa desde el 22 de mayo a la espera del juicio por una acusación de robo agravado que pende en su contra.

La afligida progenitora del estudiante activo de IV Año de Administración de Empresas en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), rechaza que su hijo tenga algo que ver con el horrendo crimen.

“No puede ser que un estudiante de IV año de la universidad haga semejante crimen”, cuestionó Olinda Núñez, mientras esperaba junto a su abogada Reyna Jarquín que su hijo fuera presentado en los tribunales.

Por su parte, Jennifer Darbelles, hermana de Walter Darbelles, tampoco da crédito a la versión policial de que su hermano tenga que ver con el crimen de Rechel Obando.

“Cuando eso sucedió (crimen de Rechel) mi hermano le estaba trabajando a una tía en la construcción de un cuarto para que ella le ayudara con los gastos de su niño que nació en abril”, señaló Jennifer Darbelles.

Para la hermana de Walter Darbelles, lo aseverado por las autoridades policiales en relación a su hermano se trata de un “error”, porque su consanguíneo vive como a unos 20 kilómetros donde ocurrió el crimen.