•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, llamó hoy a los fieles católicos a "seguir el ejemplo de Santo Domingo" de Guzmán, durante la celebración de la "bajada" de una imagen del venerado religioso en las afueras de Managua.

"Estamos llamados a seguir el ejemplo de Santo Domingo, en amor a Jesucristo", dijo Brenes, quien dirigió la misa de la "bajada" del venerado.

La "bajada" es un ritual que forma parte de las fiestas populares más grandes de Nicaragua, que se extienden por más de diez días desde el antiguo centro de Managua hasta las afueras de la ciudad.

En este ritual los fieles católicos bajan la imagen de Santo Domingo del altar que ocupa durante todo el año, para ubicarla en el púlpito en que será transportado hacia el centro antiguo de Managua este 1 de agosto, donde permanecerá por diez días.

Brenes dio un mensaje de ánimo a los creyentes de Santo Domingo, que acompañan de forma masiva las romerías en su honor.

"Animo a todos a que vivamos esta celebración con mucha devoción", resaltó el cardenal.

Las fiestas en honor de Santo Domingo de Guzmán se celebran con el mismo fervor que si fueran patronales, pese a que el patrón de Managua es Santiago, al que nadie celebra en la capital nicaragüense.

Estas fiestas, que tienen sus días cumbres el 1 y 10 de agosto, con romerías de unos 10 kilómetros de distancia, atraen a más de medio millón de nicaragüenses y turistas extranjeros.

Nicaragua es un país predominantemente católico, ya que un 58.5 % de sus más de 6 millones de habitantes afirman profesar esta religión.