•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De las 29 mujeres que han sido asesinadas en Nicaragua en lo que va del año, 16 han sido ultimadas en espacios públicos, según el último reporte del Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD). Lo alarmante de estos hechos es que sucedieron en la calle y nadie intervino, coinciden expertos.

El reporte de la organización indica que de enero a julio de este año, nueve mujeres han sido asesinadas en zonas desoladas, tres en la vía pública, dos en centros recreativos, una en un balneario y otra más en un minisúper. 

Magaly Quintana, directora de las CDD, asegura que “esto evidencia que las mujeres tenemos cada vez menos lugares seguros, porque existe una cultura machista, que dicta que los hombres pueden disponer de la vida de las mujeres en cualquier parte”.

Solo 12 de los 29 femicidios registrados hasta ahora han ocurrido en el domicilio de las mujeres y uno en la casa del agresor. 

“La gente sigue pensando que la violencia contra las mujeres es un asunto de carácter privado y que nadie se puede meter, cuando en realidad es un problema de carácter público porque afecta al conjunto de la sociedad. El no hacer nada para impedir que una mujer sea asesinada, permite que ese tipo de conductas se reproduzcan”, explica Camilo Antillón, máster en sociología y especialista en género y sexualidad.

Por su parte la psicóloga y feminista María Teresa Blandón, agrega que “la gente que no hace nada por detener la agresión a una mujer se convierte en cómplice. Si nos callamos y decimos está bueno que le pegue porque es su esposa, también somos cómplices. Es necesaria una mayor reflexión sobre el problema. Para eliminar la violencia machista tenemos que reeducarnos”.

Victimarios

Los agresores continúan siendo principalmente las parejas sentimentales de las víctimas con 10 de los 29 casos. Las exparejas se encuentran en segundo lugar con ocho casos. Otros victimarios son los vecinos, nietos, cuñados, hijos y conocidos.

Con siete asesinatos de mujeres, Managua encabeza la lista de departamentos con más crímenes de este tipo en lo que va del año, le sigue la Costa Caribe Sur (6), Costa Caribe Norte (5). Los demás crímenes se concentran en Chinandega, Estelí, Nueva Segovia, Rivas, Jinotega, Matagalpa, Chontales y Madriz. 

En los primeros siete meses del año también se registraron al menos 43 femicidios frustrados. En estos casos, se reporta que 15 de los agresores eran la pareja sentimental de las víctimas y siete eran exparejas. Otros victimarios son los vecinos, suegros, cuñados, hijos, hermanos y padrastros.

Estas mujeres escaparon de morir acuchilladas, a golpes o baleadas principalmente.

Al menos 34 niños y niñas han quedado huérfanos este año producto de los femicidios.