•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mañana de este miércoles, la Fuerza Naval, la Policía Nacional y la Defensa Civil reanudaron la búsqueda de tres supuestos cadáveres que lugareños vieron flotar en las aguas del balneario de Casares el día martes.

La búsqueda por mar y costa inició a eso de las 5:30 de la mañana, sin embargo, ninguno de los tres cuerpos se ha logrado rescatar.

Ricardo Pérez, coordinador de Comupred del departamento de Carazo, argumentó que desde el día lunes están apoyando a las autoridades en las debidas investigaciones y recuperación de los cuerpos.

“El lunes se conoció que el cuerpo de un hombre flotaba en las aguas de estas costas, pero fue hasta el martes que se logró recuperar el cuerpo, ayer martes se nos informó que habían visto tres cuerpos y venimos a confirmar el hecho”, dijo Pérez.

Además informó que por el fuerte oleaje se ha hecho imposible rescatar los supuestos cadáveres, pero que la búsqueda continuará.

Asimismo Ronald Salguera, representante de Defensa Civil de la Alcaldía de Jinotepe, Carazo, indicó que tres lanchas están siendo utilizadas en la búsqueda, las cuales se han extendido hacia las costas de Casares, Huehuete, El Tamarindo y Masapa.

“Los pobladores informaron la mañana del martes que habían visto tres cuerpos flotando, por esa razón se intensificó la búsqueda, sin embargo no se han logrado recuperar”, alegó Salguera.

A eso de las cuatro de la tarde de ayer, la Fuerza Naval interrumpió la búsqueda debido al fuerte oleaje.

Pescadores de la zona reanudaron sus labores de pesca, aunque siempre a la expectativa de poder encontrar  los cuerpos que fueron vistos por muchos de los pobladores.

“Yo no creo que esos cuerpos anden ahí, el mar está bravo, de seguro ya la corriente los arrastró para otra zona, este mar tira los cuerpos, no sabemos por qué no han salido, pero ahí andaban los tres cuerpos”, dijo Ricardo López, habitante de Casares.

Se buscó una información nueva al respecto con las autoridades de la Fuerza Naval, sin embargo informaron que no estaban autorizados, ya que el caso había pasado a manos de superiores localizados en la capital.