•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a que los médicos aseguran que la vasectomía es un método de planificación familiar atractivo y de menos riesgos, en el departamento de Rivas los hombres se resisten a realizarse esta cirugía y prefieren que sean sus parejas las que se encarguen de seguir evitando embarazos.

Las estadísticas del Ministerio de Salud (Minsa) reflejan las pocas intervenciones quirúrgicas por vasectomía que se realizan en el departamento de Rivas, tanto en el hospital Gaspar García Laviana como en la clínica previsional que brinda atención médica a los asegurados.

En promedio entre ambos centros asistenciales se realizan anualmente entre seis y siete vasectomías y la mayor incidencia ocurre en la clínica previsional.

En Rivas esta cirugía masculina también se estuvo realizando en la clínica de Profamilia, “pero debido a que la demanda era casi inexistente se dejó de brindar este servicio desde hace 17 años”, dijo Daniela Miranda, administradora de dicho dispensario.

Según Miranda, cuando se promovió y ofreció este método de planificación familiar,  los rivenses mostraron poco interés y al año lograban realizar entre una y dos vasectomías.

Desconocimiento

El urólogo del hospital de Rivas, Bismark Aróstegui, explicó a El Nuevo Diario que el desinterés a la vasectomía que muestra el género masculino está vinculado a la educación y al desconocimiento total del método.

“Hay una falta de cultura y temor a perder la virilidad o el placer a la hora de tener relaciones sexuales, y pese a que el Minsa promueve e informa sobre la práctica de la vasectomía como método de planificación familiar en ferias y jornadas de salud, es raro que un hombre acuda al hospital a solicitar esta cirugía”, destacó el galeno.
La demanda de vasectomías más elevada en un año en el hospital rivense fue de cuatro, mientras que la cirugía de esterilización de mujeres (salpingoclasia) oscila mensualmente entre 20 y 30 casos, lo cual deja claro que el hombre prefiere que su pareja sea la esterilizada.

El urólogo explicó que la vasectomía es una cirugía ambulatoria que tarda 20 minutos y que se hace con anestesia local. “Consiste en hacer una pequeña herida de uno a tres centímetros en el escroto para hacer un pequeño corte y ligadura del conducto deferente, que se encarga de trasladar el espermatozoide a la vesícula seminal”, explicó el doctor.
Como consecuencia de la cirugía el semen eyaculado carecerá de espermatozoides y por consiguiente no habrá posibilidades de embarazo.  Según el doctor Aróstegui, el paciente una vez operado es dado de alta tras permanecer momentáneamente en sala de recuperación.

Cuenta que la primera vasectomía en su carrera de urólogo la realizó en 1993 en la ciudad de León a un joven de 22 años que llegó bien informado sobre este tipo de planificación familiar y le expuso que ya estaba decidido a no tener más hijos. “Le pregunté que si estaba seguro de tomar esta decisión y me respondió que ya le tenían seis hijos y que  era suficiente. Pero decisiones como estas son pocas”, narró Aróstegui.

El urólogo de la clínica previsional de Rivas, Denis García, confirmó el poco interés que muestran los asegurados masculinos por adoptar este método de planificación. 
Aseguró que a sus pacientes les  ofrece y explica las ventajas de someterse  a una vasectomía. “Sobre todo a pacientes mayores de 35 años y que han procreado más de un hijo y están seguros de no traer más niños al mundo”, comentó el García.

Asímismo detalló que la vasectomía es un método de planificación atractivo tras enumerar que requiere de poco reposo, no afecta el rendimiento físico, sexual y laboral del paciente y de esta manera el hombre favorece a su pareja, ya que algunas mujeres son afectadas por métodos anticonceptivos y resultan con manchas en la cara, quistes en ovarios y mamas o bien tienden a subir de peso.

Los urólogos explicaron que los hombres que deciden practicarse una vasectomía deben  protegerse de las relaciones sexuales hasta dos o tres meses después de las cirugías, debido a los espermatozoides que quedan acumulados en la vesícula seminal.