•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por presuntamente jugar de manos, Jerry Ochoa, de 28 años, y Douglas Novoa, de 25 años, mataron a Josué Aguilar, de 38 años, cuando le propinaron golpes en la cara el pasado 2 de agosto, lo que provocó  que pegara  su cabeza en una cuneta en el barrio Jonathan González. 

La mañana de ayer, en los juzgados de Managua, el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia, Alvir Ramos, aceptó la acusación del Ministerio Público por el delito de homicidio en contra de Ochoa y Novoa.    

Los implicados ahora tendrán que enfrentar un proceso judicial por la muerte de quien fuera “su amigo de tragos”. Ochoa y Novoa quedaron bajo la medida de prisión preventiva. 

El juez Ramos programó la audiencia inicial para el 15 de agosto. En esta etapa, el Ministerio Público notificará las evidencias y testigos que posee para elevar la acusación contra Ochoa y Novoa a un juicio oral y público. 

Una broma 

De acuerdo con el relato de los hechos del Ministerio Público, el 2 de agosto a eso de las 6:40 p.m. en el barrio Jonathan González, Ochoa, Novoa y Aguilar caminaban por una calle cuando de repente empezaron a darse bromas y jugar de manos. 

La acusación detalla que empezaron dándose empujones, Aguilar en  ese momento iba al lado de una cuneta. De repente y sin ningún motivo Novoa le metió un puñetazo en la cara a la víctima. Posteriormente Ochoa también le propinó un golpe en el estómago.   

El Ministerio Público aseguró que Novoa le da otro puñetazo a Aguilar en la cara, este cae e impacta su cabeza en la cuneta. Ochoa supuestamente lo remata con dos patadas en las costillas. 

La víctima murió minutos después en un hospital de Managua por hemorragia intracraneal y trauma craneoencefálico.