•   Juigalpa, Chontales  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Pacata, pacata, pacata, pacata…a caballito de palo, a caballito de palo” desfilaron mil niños en el primer hípico infantil “A caballito de palo”, por las principales calles de la ciudad de Juigalpa, el cual fue brindado con cariño por la marca Delisoya.

La felicidad tanto de los niños como de sus padres era palpable. Las sonrisas, alegría y mucho orgullo resaltaron en este hípico donde niños de todas las índoles sociales fueron partícipes principales y no solo espectadores con motivo de las fiestas patronales de la virgen de la Asunción en honor a su santa patrona.  

Cada uno hacia alarde de su caballito de palo azul, de su sombrerito y pañoleta Deli-soya, pero sobre todo de ir desfilando por las calles principales de Juigalpa y ser el centro de la atención y cariño de todos los espectadores.

Con el apoyo de ND Medios a través de El Nuevo Diario los niños y niñas entre las edades de 5 a 10 años, procedían de comarcas, comunidades y barrios con la compañía de sus padres o tutores. Se concentraron en las afueras del colegio San Francisco de Asís  para participar en el desfile hípico, que finalizó su recorrido hasta el parque central. Los niños y niñas iban bailando al son de la canción “a caballito de palo”, que fue una de las tantas sonadas en el desfile.  

En todo el trayecto, la actividad estuvo resguardada por un fuerte dispositivo policial. Igualmente contó con la participación de la gigantona, enmascarados, payasos, chicheros, carrosas entre otros que le dieron colorido al evento infantil y fue organizado por la Comisión de fiestas religiosas de catedral de Juigalpa.

La exalcaldesa de  Juigalpa, María Teresa Hurtado, calificó el hípico infantil de “muy novedoso e innovador y sobre todo que es atrayente para la alegría de los niños y los padres”.

Rodrigo Coronel, gerente de marca de Delisoya, manifestó “ver la felicidad de cada uno de estos mil niños, llenar las calles de Juigalpa y ser partícipes principales de esta linda actividad nos enorgullece como marca que busca un mejor futuro para la niñez nicaragüense”.

Coronel argumentó que se hizo historia en Nicaragua “porque estos mil niños no solo llegaron a llevarse un caballito de palo, un sombrero, una pañoleta y regalía de la marca, sino que disfrutaron de un evento que unió a todos ellos en la alegría de ser los que inauguran por primera vez un hípico infantil de caballito de palo.