•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Óscar Adolfo Zeledón Rizo, de 26 años, mató de un disparo a Ana Leida Vargas Centeno, de 28 años, y después se suicidó. Zeledón y Vargas fueron pareja durante tres años, pero tenían dos semanas de estar separados.

El día lunes 7 de agosto, Vargas se encontraba en la casa vecina de la familia Herrera, que se ubica de la escuela Emmanuel Mongalo, cuatro cuadras al este, en el municipio de Yalí, Jinotega. Según testigos, Zeledón llegó a buscar a Vargas para que regresara con él. La mujer aceptó y se fueron juntos. 

Sin embargo, empezaron a discutir en el camino y ella decidió regresarse a la casa de la familia Herrera. Entonces Zeledón se dirigió a casa de su padre, Adolfo Róger Zeledón, de 58 años, de donde tomó un revólver calibre 38, propiedad de su padre. Con el arma en la cintura, Zeledón volvió a la casa de la familia Herrera, entró, empezó a discutir nuevamente con Vargas exigiéndole que regresara con él, y le disparó. Enseguida, el hombre se disparó en el cuello y cayó herido. Los habitantes de la vivienda lo llevaron todavía con vida al centro de salud, pero murió al poco tiempo.

Los fallecidos eran padres de un niño de 21 meses de edad. Según las investigaciones de la Policía, la mujer se había separado de Zeledón porque este la maltrataba cada vez que consumía licor. 

Violencia machista

Según Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), con este crimen serían 31 las mujeres que han sido asesinadas por violencia machista. En el recuento de esta organización se incluye a las mujeres que fueron asesinadas por parejas, exparejas, conocidos o desconocidos, siempre que el crimen ocurra en el marco de las relaciones desiguales de poder. 

Magaly Quintana, del CDD, aseguró que ya son 20 las mujeres que murieron a manos de sus parejas o exparejas durante este año, un delito tipificado como femicidio en la Ley 779, Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres.  El caso más reciente antes del femicidio de Vargas fue el de una mujer en Kukarawala, Caribe Sur, refirió Quintana. La mujer, que fue identificada como Leila Azucena Mendoza, de 34 años, fue encontrada el pasado primero de agosto, semienterrada en una zona cercana a su comunidad, luego de siete meses de desaparecida. La Policía Nacional capturó al principal sospechoso del crimen, su expareja Víctor Alvarado, de 45 años.