•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los primeros días de este mes han ocurrido dos femicidios, los cuales se agregan a los 29 que se contabilizaban hasta julio pasado y que incluye también a las mujeres que han sido asesinadas no solo por sus parejas o exparejas sentimentales, sino por familiares y conocidos, reporta la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

Armas de fuego, utensilios cortopunzantes, estrangulamiento, decapitaciones, golpes y quemada fueron algunas de las maneras en las que las víctimas fueron asesinadas.

“La saña se mantiene en los casos y eso significa que estamos haciendo muy poco para frenar esto, y lo más peligroso este año es que las mujeres que han sido muertas por un femicida son mucho más jóvenes”, señaló Magaly Quintana, coordinadora de CDD.

Lea : Hombre mata de un disparo a su expareja en Jinotega

En este sentido, según el reporte de la organización, hubo 14 femicidios en los que las víctimas tenían entre 26 y 40 años, nueve más sus edades eran de 21 a 25 años, dos eran adolescentes de 13 a 17 años, una víctima tenía entre 16 y 18 años, otras tres eran mujeres de más de 41 años y una de las víctimas no se pudo determinar la edad.

La mayor parte de los hechos de violencia contra las mujeres ocurrió en el ámbito del hogar, nueve casos se han registrado en áreas desoladas y apenas tres casos se han dado en la vía pública.

De interés: Absuelven a hombre que mató a asesino de su hermana

Otra de las secuelas que deja este tipo de violencia contra las mujeres son los huérfanos. En lo que va de este año, de acuerdo con CDD, se contabilizan 35 niños y niñas que han quedado sin su mamá, otros tres son adolescentes y hay seis jóvenes de 17 años.

Matan y se suicidan

El femicidio más reciente tuvo lugar el pasado lunes en el municipio de Yalí, departamento de Jinotega. En esa localidad Óscar Adolfo Zeledón mató de un disparo a su expareja Ana Leída Vargas, de quien se había separado hacía apenas dos semanas luego de convivir tres años.

Zeledón luego de cometer el femicidio se suicidó con un arma; sin embargo, este no ha sido el único caso en el que se presenta esta situación debido a que en mayo de este año en el barrio capitalino Los Martínez, Julio César Cuadra se quitó la vida ahorcándose, luego de haber estrangulado a su excompañera Jessica Calero García.

Al respecto Lorna Norori, coordinadora del Movimiento contra el Abuso Sexual, señala que hay antecedentes similares: “ha habido situaciones en las que también atentan contra la vida de sus hijos y luego se suicidan ellos, sí hay en Nicaragua estos antecedentes y si mal no recuerdo al menos está ocurriendo uno al año con esas características”.