•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Peso de la ley cae contra violador de  niña de 13 meses de nacida, quien aprovechó un descuido de la abuela materna para secuestrar a la menor que estaba dormida en una hamaca y la llevó hasta una milpa donde procedió a violarla, pero además la dejó a la intemperie y a merced de los animales.

A las diez de la mañana de este jueves, Bryan Omar García, de 22 años, fue presentado ante la jueza Engracia Inés Flores, del juzgado especializado en violencia, para enfrentar un juicio donde el Ministerio Público lo acusó por los delitos de violación agravada, secuestro simple y exposición a la vida de una niña de 13 meses.

En el juicio, el procesado pidió la palabra y ante la judicial aceptó los cargos que le imputaba el Ministerio Público, pidió disculpas a los familiares de la pequeña y agregó que el día que cometió el delito había estado tomando licor y fumando marihuana.

Aseguró que llegó a una casa y dijo buenas, pero que nadie le contestó, al ver a la niña en una hamaca la agarró y se la llevó al monte y lo que pasó después ya no se acuerda hasta que fue capturado por la Policía.

Después de haber aceptado los cargos, el Ministerio Público, representado por la doctora María Ester Estrada, solicitó la pena máxima por cada uno de los delitos cometidos, ya que se puso en peligro la vida de una niña y el Estado es el garante de la salud de los niños. 

Después de haber escuchado al acusado, al Ministerio Público y a la defensa del ahora condenado, la jueza especializada en violencia Engracia Inés Flores condenó a 15 años de prisión a Bryan Omar García por el delito de violación agravada, 5 años por el delito de secuestro simple y 2 años por el delito de exposición a la vida, por lo que ahora tendrá que estar tras las rejas 22 años.

Este hecho se registró el 3 de julio del presente año a eso de las siete de la noche en el municipio de El Cuá del departamento de Jinotega, cuando la abuela materna de la niña había salido a buscar unos pañales a la casa de otra hija para cambiar a la pequeña, ya que la madre de la niña es profesora y daba clase en otra comunidad y al momento de los hechos no se encontraba en la vivienda. En ese instante García se llevó a la niña.

Un pastor evangélico y más de 50 personas se unieron en la búsqueda de la pequeña y fue hasta a eso de las doce de la noche que la menor fue encontrada, rescatada y trasladada para recibir atención médica.