•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por el robo de un taxi y su desmantelamiento, el Ministerio Público acusó el día de ayer a Augusto José Urbina Rizo como autor directo del delito de robo agravado en perjuicio del taxista Gilberto José Zamora López. El juez Quinto Penal de Audiencia de Managua, Julio César Areas, aceptó la acusación y ordenó mantener al acusado bajo prisión preventiva, mientras se celebra la audiencia inicial del juicio, programada para el próximo viernes 25 de agosto.

Según la acusación, los hechos ocurrieron el 4 de julio a eso de las ocho de la noche. Urbina Rizo, en compañía de otro sujeto de identidad desconocida, solicitaron al taxista que los trasladara a la colonia Miguel Bonilla desde las inmediaciones de Plaza Inter. Tras acordar un precio de cien córdobas, los sujetos abordaron el taxi. 

Urbina Rizo se sentó en el asiento del copiloto y el otro sujeto en el asiento trasero del carro, exactamente detrás del taxista. Cuando ya iban por las inmediaciones de la UNEN central, en la colonia Miguel Bonilla, el sujeto de identidad desconocida  le colocó un mecate en el cuello al conductor, intentado asfixiarlo, mientras que Urbina Rizo le colocaba un objeto cortopunzante al taxista en el lado derecho del abdomen. 

Zamora López detuvo la marcha del taxi y tiró la llave hacia la calle, al tiempo que intentaba salirse del vehículo. El sujeto que viajaba en la parte de atrás soltó el mecate y empezó a golpearlo en el rostro, al mismo tiempo que lo hacía Urbina Rizo. Finalmente el taxista pudo salirse de su vehículo y los dos sujetos, tras encontrar la llave que se encontraba tirada en el piso, robaron el taxi Toyota Yaris color rojo, placa M 07899.

Dos semanas después del robo, el 18 de julio, la Policía Nacional encontró el taxi desmantelado en una finca de la comarca San Antonio Sur, en el kilómetro diez y medio carretera Masaya, hecho tras el cual apresaron a Urbina Rizo.