•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El estadounidense William Dathan Holbert conocido como El Salvaje Bill, detenido en Nicaragua en el 2010, fue condenado a 47 años y un mes de cárcel por las autoridades panameñas por el homicidio de 5 compatriotas suyos entre 2008 y 2010 en una zona turística del país canalero.

Holbert fue capturado por el Ejército de Nicaragua mientras huía por el Río San Juan después de haber cometido los crímenes en Panamá. 

“Condenan a ciudadanos extranjeros William Dathan Holbert y Laura Michelle Reese por homicidio y robo de 5 extranjeros en Bocas del Toro”, provincia del oeste de Panamá, publicó este lunes el  Ministerio Público (MP-Fiscalía) panameño en su cuenta de Twitter.

En la misma red, la Fiscalía precisó que la estadounidense Laura Michelle Reese, la expareja del también conocido en Panamá como “Wild Bill”, fue condenada por el mismo caso a 26 años y 4 meses de prisión.

El pasado 10 de julio el MP pidió la pena máxima por homicidio para Holbert durante una audiencia de un juicio en derecho, sin jurado de conciencia por elección de los procesados, y los tres magistrados se acogieron al término de 30 días para emitir su decisión, tras escuchar los alegatos de las partes.

“Yo los maté. Un hombre debe pagar por sus errores. Mis errores son graves y no tienen excusa. Por mi egoísmo y maldad hay cinco personas que no están vivas. Acepto la responsabilidad por mis acciones y acepto mi castigo. Pido perdón al Estado panameño, a los familiares de las víctimas y a Dios”, dijo entonces Holbert ante los magistrados, en la Ciudad de David, provincia de Chiriquí.

La Fiscalía también pidió aquel día la condena máxima por robo y homicidio para Reese, con quien fue detenido y enviado desde Nicaragua a Panamá el conocido como “Salvaje Bill”, en 2010.

Holbert confesó en 2010, al ser detenido, que había asesinado a cinco estadounidenses a quienes enterró en una finca de su propiedad en la provincia caribeña de Bocas del Toro.  Las víctimas son:  Bo Barry Lawrence Icelar, Michael Brown, Manchittha Nankratoke Brown, Watson Seaward Brown y Cheryl Linda Hughes. 

La primera de las víctimas de “El Salvaje Bill”, fue el estadounidense Mike Brown –o Marcos Francis Allen–, no era un perseguido de la justicia de su país, como se pensaba, sino un testigo protegido de la DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos. Así lo aclararon a Panamá autoridades de Estados Unidos, en respuesta a una serie de solicitudes de información realizadas por el Ministerio Público, tras el inicio de las investigaciones del caso, según fuentes oficiales.

Brown fue acusado en EE. UU. por casos de drogas y secuestro, pero cooperó con la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) para la captura de algunos cargamentos de cocaína, por lo que fue integrado al sistema de protección de testigos.

Se le dio otra identidad y se le mandó a Panamá, a Bocas del Toro, donde en 2006 entabló amistad con William Dathan Holbert, alias “Wild Bill”, quien finalmente, en 2007, lo mató, al igual que a su hijo y a su esposa.