•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un mujer de 33 años murió ayer en un hospital de Managua, apenas un día después de que perdiera al bebé que tenía en gestación.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, informó hoy que la mujer llegó de emergencia al hospital Solidaridad, en Managua, presentando un cuadro de fiebre que duraba tres días.

Los médicos, al examinarla, confirmaron que el bebé en gestación había muerto, pero no le podían practicar un legrado porque la paciente presentaba las plaquetas bajas.

Al final, el bebé salió del cuerpo de la mujer el 13 de agosto, pero la paciente no logró recuperarse, muriendo el 14 de agosto.

“Una muerte materna más, desgraciadamente, en este año 2017”, lamentó hoy Murillo al informar del caso.

Hasta el 24 de junio, Nicaragua registraba 22 muertes maternas este año.

Nereyda Ortiz Flores y Junieth Ortiz habían sido las dos últimas mujeres que fallecieron a causa de complicaciones en su embarazo.

Cuando Murillo dio a conocer de las muertes maternas, a junio, pidió a las mujeres atender sus embarazos, para evitar complicaciones mortales.

“Insistimos mucho en atender los embarazos, hacerse los chequeos para detectar a tiempo cualquier anomalía y salvar la vida de la madre y de ser posible, del bebé”, dijo en ese momento Murillo.