•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 75% de varones de primaria y secundaria consideran que el maltrato sicológico entre estudiantes es el principal problema que tienen dentro del entorno escolar, mientras que entre las alumnas la cifra aún es mayor, el 84% de ellas sufre de maltrato sicológico en su centro de estudio, de acuerdo con una investigación de la organización Fe y Alegría, realizada entre 2015 y 2016.

La investigación fue aplicada en 16 colegios estatales, comunitarios y de la organización Fe y Alegría, en las zonas suburbanas y rurales de los departamentos de Managua y Chinandega.

Los resultados del estudio también señalan que al menos tres de cada diez estudiantes manifiestan que sufren violencia de parte del profesorado. Mientras que el maltrato físico y sicológico es mayor en la escuela primaria, la violencia por parte de los profesores es igual en todos los niveles educativos.

“Los jóvenes reflejan que los maestros no los tratan como deberían, no hablan de la manera correcta, no acompañan como tendrían que acompañar e imponen castigos no tan adecuados. No se deberían hacer castigos físicos, sino plantearse remedios educativos, para no repetir el ciclo de la violencia”, señaló el padre Everardo Víctor, director general de Fe y Alegría en Nicaragua, quien también participó en el proceso investigativo.

Otras problemáticas

La psicóloga Jealtha Márquez, coordinadora de promoción social de la organización, sostuvo que aunque las autoridades educativas abordan el tema de violencia con los estudiantes, esto continúa siendo un tema recurrente en las aulas de clase en Nicaragua.

“La situación de violencia viene desde muchos ámbitos, muchos de ellos están referidos al maltrato que reciben en la familia, la violencia social que viven en la comunidad. Luego llegan a un ambiente de estudiantes de varias condiciones sociales, de distintas normas de convivencias y valores, entonces es muy complicado estar en un aula de clases con otros 40 o 50 estudiantes”, precisó Márquez.

La especialista indicó que los estudiantes consultados expresaron que las formas de violencia más frecuentes en el aula de clase son los insultos, el acoso constante y los golpes entre los estudiantes.

Ante esta manifestación, el cuerpo de docentes reaccionó con algunas frases como “ahora no hay que decirles nada a los estudiantes”, “ahora se molestan si les llaman la atención”, “el Ministerio de Educación nos prohíbe regañarlos o corregirles faltas”, aseguró la psicóloga Márquez.

Sin embargo, la especialista señala que este problema puede solucionarse con políticas institucionales de espacios seguros y sana convivencia entre todos los miembros de la comunidad estudiantil. 

La igualdad de género

Por otro lado, los resultados señalan que en cuanto a las relaciones entre hombres y mujeres, solamente el 43% de los jóvenes están en desacuerdo en que “se debe esperar que los hombres hablen fuerte y sean más agresivos que las mujeres”.

En cambio, el 57% de la comunidad estudiantil considera estar de acuerdo, un poco de acuerdo o indiferentes respecto al tema de la agresividad hacia las mujeres, debido al estereotipo del comportamiento masculino en la sociedad.

“La inclusión de género y el lenguaje no sexista tenemos que cambiar y hacer las cosas de otra manera. Ellos (los estudiantes) sienten que hay mucho todavía por hacer, y que tenemos que visibilizar esto, y posicionarlo en el currículo y en el diseño de la clase, en la planificación diaria, un tema que se contextualice”, aseguró el director de Fe y Alegría. 

Por otro lado, los programas de formación técnica de dicha organización están impulsando actualmente que las niñas y adolescentes de escuelas en áreas suburbanas y rurales se abran espacio en algunos campos laborales y especializaciones técnicas que tradicionalmente eran consideradas masculinas, destacó Víctor. 

Campaña para concientizar

En el marco de la celebración del 43 aniversario de Fe y Alegría, la institución está ejecutando la campaña “Construyamos familias y sociedades libres de violencia”, con el fin de promover relaciones de respeto e igualdad entre estudiantes, docentes y comunidades en general. 

“La violencia no puede ser algo natural, nosotros tenemos que crear estructuras y no podemos permitir que sea natural, eso se aprende y se puede también desaprender. Podemos aprender una cultura distinta en la que nos llevemos bien”, sostuvo Víctor.  

Estas temáticas “salen de los jóvenes, porque la ven importante” agregó Víctor, es por eso que desde los centros educativos de la organización, comunitarios y estatales se está impulsando una política institucional de crear espacios seguros, acompañada de un protocolo de actuación, no solo enfocada en los estudiantes sino en los padres, maestros, miembros del personal administrativo y comunidad en general.

Durante la campaña, también se pretende desarrollar un congreso el próximo martes 22 de agosto con más de 250 participantes, entre educadores, padres de familia y público en general, en donde se aborde el tema de la no violencia y la equidad de género. El encuentro se realizará en la comunidad de Lechecuagos, León. 

Posteriormente, el 24 de agosto se efectuará festival artístico y cultural que los jóvenes de los 22 centros educativos a nivel nacional con los que trabaja Fe y Alegría. El evento incluirá números de danza y teatro alusivos a estas temáticas sociales.