•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un nicaragüense de apellido Galeano, de unos 40 años, es buscado por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Costa Rica, por haber asesinado de un disparo en la cabeza a su pareja, de apellido Vargas, de la misma edad y también nicaragüense, según informaron medios costarricenses.

El femicidio ocurrió el miércoles por la noche en La Garita de Alajuela, frente al restaurante Capitán Cook, detallan los medios locales.

“El hombre habría atacado con un arma de fuego a su pareja sentimental, identificada preliminarmente con los apellidos Vargas Artavi, las razones las investiga la Policía”, publica en su sitio web El Diario Extra.

“Todo apunta a que quien la atacó es la pareja sentimental de ella, un nicaragüense que aún está en fuga. De momento, custodiamos la escena y estamos en busca del sospechoso”, dijo  Randall Picado, director de la Fuerza Pública en Alajuela, a los medios de comunicación de Costa Rica.

El hombre también hirió de gravedad a la hija de la víctima, una joven de 17 años. La adolescente relató a las autoridades, según el diario La Teja, que la noche del miércoles su padrastro le pegó un tubazo en la cabeza y la encerró en un cuarto. La muchacha escuchó un balazo pasada la medianoche, empezó a luchar para tratar de salir del cuarto, pero lo logró hasta las 8:00 a.m. de este jueves.

La menor fue hasta uno de los cuartos, donde encontró a su mamá muerta debido a un balazo en la cabeza. Su padrastro ya no estaba en el lugar, por lo que la menor salió y pidió ayuda.

“Encontramos a una mujer fallecida con un balazo en la cabeza y a una menor que tiene un golpe muy fuerte en la cabeza”, dijo el cruzrojista Sergio Artavia, añadiendo que a la joven la llevaron al hospital San Rafael, de Alajuela.

Los vecinos comentaron que la pareja cuidaba esa propiedad desde hace dos años y que se relacionaba poco con la gente. La Policía aún se encuentra en alerta para capturar al sospechoso.

Las cifras

Según el observatorio de violencia de género de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), esta es la quinta mujer nicaragüense asesinada en el extranjero, tres de ellas fueron asesinadas por sus parejas y dos por sujetos desconocidos.  

Antes de la mujer de apellidos Vargas Artavi, fue asesinada en Costa Rica Paula Romero, de 62 años, en una masacre ocurrida en julio pasado en La Cruz de Guanacaste, cuando también fueron asesinados su esposo, dos de sus hijos y uno de sus yernos. Las autoridades costarricenses manejaban el caso como un ajuste de cuentas, según medios locales. 

En junio, fue víctima de femicidio Martha Alicia Bermúdez, una nicaragüense de 37 años asesinada de dos disparos en la cabeza por su esposo en la ciudad estadounidense de Atlanta, en Georgia. James Justice, el hombre con quien Bermúdez había estado casada durante un año, era exmiembro de las fuerzas militares de Estados Unidos y se suicidó después de cometer el crimen.

La hija de la víctima relató que el día anterior al crimen habían salido a celebrar el Día del Padre en Estados Unidos y todo transcurrió normal. Sin embargo, la noche en que ocurrió el femicidio, escuchó discutir a la pareja y más tarde oyó tres detonaciones. Llamó a la Policía, pero cuando llegó su madre ya estaba muerta y su padrastro se había suicidado de un disparo.

En 2016 se registró que 17 nicaragüenses fueron asesinadas en el exterior. Diez de esos casos ocurrieron en Costa Rica, dos en Estados Unidos, dos en El Salvador, dos en Guatemala  y uno en España.