•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una mujer apareció decapitada en la capital. Se trata de Karla Patricia Estrada Rostrán, de 32 años, madre de tres hijas, quien había sido reportada como desaparecida por sus familiares desde el 10 de agosto. Ayer su madre, Marina Estrada Narváez, identificó en el cuerpo un tatuaje de una rosa, el mismo que tenía su hija. Con ella serían seis las mujeres asesinadas en lo que va de agosto. 

El cuerpo presentaba varias puñaladas y señales de agresión sexual, se conoció extraoficialmente. 



La Policía Nacional realiza las averiguaciones y el Instituto de Medicina Legal (IML) la autopsia. El principal sospechoso es el marido de la víctima, Francisco Ariel Mercado, exmilitar del Ejército de Nicaragua, institución de la que fue dado de baja por mal comportamiento, y la persona con quien fue vista por última vez.

El cuerpo de la víctima, que fue localizado la tarde del jueves, se encontró en un camino montoso por donde la pareja acostumbraba a transitar para llegar hasta su casa en el barrio 30 de Mayo. 

Una adolescente de 16 años hija de la pareja y quien se encuentra embarazada, aseguró que de confirmarse que fue su papá quien asesino a su madre, jamás lo va a perdonar.

“Yo lo odio, nunca lo voy a perdonar, mi mamá estaba emocionada, porque iba a ser abuela y me prometió estar conmigo a la hora de parir, pero ahora está muerta, ella me pidió que le pusiera su nombre a mi hija”, dijo entre lágrimas la joven.

Será hasta que el IML ofrezca los resultados de la prueba de ADN que se determinará si el cuerpo corresponde a Karla Patricia Estrada, sin embargo, sus familiares aseguran que es ella debido a que vestía la misma ropa y llevaba un anillo que ella usaba, además del tatuaje.

La Policía Nacional aún no ha ofrecido una versión oficial, pero ayer por la mañana continuaban las investigaciones para encontrar la cabeza donde fue localizado el cuerpo.

“Solo te puedo decir que estamos investigando, este caso aún no concluye, cuando tengamos todo lo haremos saber a través de una conferencia de prensa”, declaró uno de los jefes policiales.

En la escena se conoció extraoficialmente que la Policía encontró proyectiles de AK-47, además de una barra metálica, entre otros objetos que podrían servir para el esclarecimiento del caso.

Rossana Lacayo presenta “Las mujeres del Wangki”

Violencia sistemática

Karla Patricia Estrada Rostrán sufrió por muchos años violencia física y psicológica de parte de su pareja, con quien había regresado hace un mes.

“Cuando él se alteraba, le pegaba a mi mamá, era bien agresivo, por eso nos fuimos del barrio 30 de mayo”, dijo el miércoles una de las hijas, cuando informaron sobre su desaparición.

“Yo siento que ese hombre le hizo algo malo, porque ella nunca se ha ido sin llamar a sus hijas, lleva varios días y no sabemos nada de ella”, aseguró entonces su madre. Una de las hijas explicó que se fueron a vivir a casa de su abuela, ya que su padre siempre le pegaba a su mamá. 

El día que desapareció todos estuvieron en Santo Domingo. “Nos fuimos al chinamo y la pasamos bien, ella nos pasó dejando en la casa, nosotros vimos que mi papá llevaba una bayoneta, pero se fueron y no sospechamos nada”, relató una de las hijas.

“Yo vi raro que mi papá viniera el 11 de agosto y nos dijo que mi mamá se había regresado sola, ese día nos comentó que iba a una misión fuera, pero nos informó la Policía que le habían dado de baja desde mayo por mal comportamiento”, detalló una de las adolescentes el miércoles pasado.

Advertencia

María Teresa Blandón, integrante del Movimiento Feminista de Nicaragua, afirmó que en la mayoría de los casos en los que las mujeres son asesinadas por sus parejas o exparejas los agresores no habían planificado con anterioridad cometer el femicidio, sino que esto es el producto del conjunto de acciones de violencia cotidiana.

Algunas veces estas formas de violencia pueden estar manifestadas en cosas “sencillas”, como cuando los hombres quieren controlar las acciones de sus parejas, hasta la violencia física o psicológica, explicó Blandón.

Capturan a asesino de embarazada  en Jinotega

La Policía Nacional de Jinotega capturó a Byron Rayo Castillo, quien será acusado por el Ministerio Público por la muerte de Marisol López Rodríguez, de 20 años. La joven tenía ocho meses de gestación y fue asesinada de quince machetazos en la comunidad de Santa Teresa,  ubicada en el municipio de Bocay, departamento de Jinotega.

La Policía jinotegana detuvo en calidad de investigada a Adela Castillo Rocha, quien era la principal sospecha de estar involucrada en el crimen. Esta confesó que el autor material es Byron Rayo Castillo, habitante de El Rama.

Castillo habría sido contratado por Adela para que asesinara a la hermana de la víctima a cambio de un pago, porque sospechaba que esta tenía una relación con su marido.