•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El eclipse solar total podrá ser admirado de costa a costa en EE. UU. y parcialmente en otras naciones del continente americano.

En Centroamérica se verá de forma parcial, pero por el remanente de la tormenta Harvey es posible que se dificulte la observación.

Los astrónomos aficionados de Nicaragua estarán hoy en varios puntos del país con telescopios y gafas especiales observando el eclipse total de sol e invitan a los interesados a sumarse a la experiencia.

En Centroamérica el próximo fenómeno solar de este tipo será un eclipse anular el 14 de octubre de 2023.

En El Salvador su observación estará complicada por la nubosidad que se espera para las próximas horas, informaron autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

El fenómeno, que se podrá observar en el país centroamericano “en los lugares que las nubes lo permitan” entre las 11:41 hora local (17:41 GMT) y las 14:09 hora local (20:09 GMT), alcanzará su “punto máximo” a las 12:58 hora local (18:58 GMT).

Recomendaciones

El gobierno salvadoreño recordó la necesidad de tomar “las precauciones necesarias para ver el eclipse” y no mirar al Sol

directamente sin protección, “ya que puede causar graves quemaduras en la retina del ojo, debido a que la luz ultravioleta seguirá llegando durante la fase parcial del fenómeno”.

Agregó que no se debe contemplar el eclipse a través de las nubes, ni reflejado en el agua, ni con gafas de sol, cristales ahumados o radiografías ni espejos.

“El único método 100 % seguro es observar el eclipse de forma indirecta”, señaló la fuente, que recomendó “utilizar una hoja de papel a la que se le hace un agujero de 1.5 centímetros y se coloca delante del sol. La imagen del eclipse se proyecta entonces en una segunda hoja, donde lo podemos apreciar con seguridad”.

Otra opción recomendada por especialistas es observar el fenómeno a través de telescopios que tengan filtros adecuados; si carecen de filtros, “será igualmente nocivo”.

De acuerdo con el Almanaque Marino Astronómico 2017 emitido por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), este será el cuarto y último eclipse que ocurrirá en el país centroamericano este año.

Espectáculo en EE. UU.

El eclipse podrá ser visto a lo largo de una franja de más de 110 kilómetros de ancho que atraviesa EE. UU. desde la costa del Pacífico a la del Atlántico, partiendo de Oregón a Carolina del Sur, en la que la Luna cubrirá completamente el disco visible del Sol.

Dependiendo de la ubicación, los espectadores podrán experimentar el eclipse durante un máximo de 2 minutos y 40 segundos, y el acontecimiento tardará una hora y media en recorrer el cielo desde la costa del Pacífico, donde comenzará a las 10:15 (17.15 GMT), a la del Atlántico, a las 14:45 (18.45 GMT).

Sin embargo, desde el momento en que la Luna empiece a ocultar el Sol, hasta que este se vea limpio por completo, transcurrirán unas tres horas.

Fuera de esa franja de más de cien kilómetros de ancho, los estadounidenses no verán el eclipse total por completo pero sí en un alto porcentaje, cuanto su localización sea más cercana a esa franja.

En los últimos días se han ido agotando las existencias de gafas especiales para su visualización, ya que las autoridades han insistido en alertar de que observarlo de manera frontal y con lentes no adecuados puede causar daños irreparables para la vista.