•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alexandra Acevedo es estudiante de primer año de Ingeniería en Computación en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), se prepara junto a más de 59 estudiantes de primaria, secundaria y universidades para competir en las primeras Olimpiadas Nacionales de Robótica, la cual será a finales de septiembre en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

Acevedo junto a tres estudiantes más juegan entre piezas de lego para crear un autómata que sigue orientaciones en base a una programación desde la creatividad. El objetivo es competir junto a otros grupos nacionales para representar a Nicaragua por primera vez en las Olimpiadas Internacionales de Robótica en Costa Rica, donde más de 70 países de todo el mundo se reúnen para demostrar todo el talento que llevan adentro.

“Esta Olimpiada Internacional de Robótica será supervisada y evaluada por el organismo mundial WRO (World Robot Olympiad) que evalúa a nivel internacional las habilidades y capacidades desarrolladas en el tema de la robótica. Vamos a enfrentarnos con países que llevan más de 20 años de avances en la actividad de la robótica ya desarrolladas en sus países”, expresó Ernesto Varela, gerente general de Comtech, empresa privada que ha tomado la iniciativa de impulsar la robótica en nuestro país.Santiago Zambrana ha creado una impresora 3D utilizando robótica.

La iniciativa de Varela cuenta con el apoyo de Lego Education bajo el programa Aprender Haciendo, a raíz de un viaje que realizó en la India en el año 2016 durante las Olimpiadas Mundiales de Robótica, descubrió el impacto que genera la robótica en una nación y esto fue suficiente razón para iniciar desde las aulas de clases de primaria a promover este tema que actualmente comienza a dar sus primeros pasos, ya con el respaldo del Ministerio de Educación (Mined) y el Consejo Nacional de Universidades (CNU).

De interés: Los 7 clics tecnológicos de la semana en América

Igualmente se han sumado instituciones no gubernamentales, como Glasswing Nicaragua y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés).

El impacto de la robótica

El método de Lego Education Aprender Haciendo fue fundado en Perú por el economista José Linares Gallo y en 25 años lo implementó en 20 mil escuelas primarias, lo que hoy en día son más de 5 millones de estudiantes de primaria beneficiados. Hace 9 años se implementó en Costa Rica la misma metodología, hoy en día alrededor de 500 instituciones entre públicas y privadas lo realizan. En Nicaragua se introdujo hace un año, al igual que Honduras, según Christian Linares, presidente de Aprender Haciendo S.A.

Igualmente expresó que el juego es el mejor medio para aprender. “La robótica impacta en un país. Costa Rica hace 30 años inició la robótica y no es casualidad que hoy en día tenga 1,200 empresas de software; 150,000 ingenieros que trabajan en empresas norteamericanas e industrias médicas que venden soluciones al resto del mundo. La robótica vino hacer una política educativa que se traduce en sostenibilidad”.

Primeros Clubes de Robótica

En un aula de clase vetusta pero cómoda, se encuentran 30 estudiantes universitarios de la UNI. Ellos arman, conversan, comparten ideas y moldean en grupos de tres liderados por un coach, quien es docente de la UNAN. Cada equipo está conformado por jóvenes en formación de Ingeniería en Sistemas, Computación, Electrónica y Mecánica de distintos años. Llevan horas en prácticas. Ellos están listos para competir.

“Llevamos seis meses de estar involucrados en el tema. Los grupos están conformados por categorías. La primera es por niños de 7 a 10 años, otros de 12 a 15 años y la categoría de 16 a 19 años de edad. Serán 19 equipos que competirán en las Olimpiadas de Robótica Nacional a finales de septiembre,  tres equipos—uno por cada categoría—representará al país en las Olimpiadas Internacionales en Costa Rica. Todos serán validados por especialistas de WRO”, comentó Varela.

El esfuerzo  comenzó con la formación de 10 docentes de la UNAN a cargo de un equipo de especialistas de Lego Education en Costa Rica. Fueron 40 horas de clases de robótica. Actualmente estos están entrenando a otros docentes a nivel nacional como semilla inicial para que luego el conocimiento se imparta en las aulas de clases, tanto de primaria, secundaria y universidades, con el respaldo adicional de catálogos y guías educativas según la edad de los niños y jóvenes. 

Actualmente existen 20 clubes de robótica en el país y van en aumento. El objetivo del programa es llevar la robótica a la mayoría de colegios de Nicaragua, por ahora ya existen clubes en centros escolares de Managua, Rivas, León y algunas ciudades del Caribe.

Christian Linares expresó que “hace falta que el Ministerio de Educación (Mined) invierta en formación docente en robótica para que los motive e incentive,  creemos que la empresa privada tomó el liderazgo, ha invertido en recursos humanos y económicos pero este esfuerzo debe ir de la mano del Mined porque los recursos son limitados”.

Harlan Martínez, docente de Ingeniería en Sistemas en la UNAN-Managua resultó ser uno de los 10 docentes favorecidos con la certificación de robótica de Lego Education, para él la robótica no es compleja, sino que se necesita de paciencia y práctica. En los clubes de formación llevan 40 horas preparándose, adicional a las preparaciones de WRO que son 20 horas. 

Actualmente Glasswing Nicaragua trabaja clubes de robótica con 9 centros educativos entre subvencionados, públicos y parroquiales, a través de proyectos de Responsabilidad Social Empresarial de socios corporativos, como Grupo Unicomer y Samsung, según Carlos Aguilar, director de Proyectos de Glasswing Nicaragua.

Los clubes están dirigidos por voluntarios mentores de la UNAN, Upoli, UCA y UAM, a quienes se les capacita previamente según el manual del club de robótica y las instrucciones que cada robot trae. La idea a través del voluntariado no es solamente facilitar el aprendizaje técnico, sino también que los voluntarios corporativos y universitarios tengan la oportunidad de aportar como mentores positivos en la vida de niños, niñas y adolescentes. 

En los clubes de robótica Glasswing Nicaragua se trabaja durante todo el año escolar 2017 con más de 200 niños y niñas, pero “desde el 2015 hemos beneficiado a más de 350. Las edades oscilan entre los 11 y los 16 años de edad. Desde sexto grado hasta cuarto año de secundaria”, compartió Aguilar.

Hacia una Nicaragua Industrial

Alexandra deja por un momento su autómata en proceso para compartir que desde el primer momento en que se enteró de estos cursos se emocionó porque sabía que vendría a aportarle en conocimientos, además agrega  que “compartir con estudiantes de otras carreras y años me suma en ganancias y me compromete a seguir creando con mayor perfección. Actualmente nos estamos preparando para las olimpiadas, estamos creando robots que persigan una misma dirección, giren, que tiren una luz, que den vueltas, según como lo programés en base a la creatividad. Esto ya es un avance que me ayudará en un futuro para crear grandes cosas que vengan a ayudar a ciertas partes de la sociedad”.

Santiago Zambrana, docente de UNI en el laboratorio de electrónica digital, señaló que la robótica en las universidades está muy tierna y no hay auge, “pero estamos haciendo esfuerzos desde los primeros años para motivarlos y que no renuncien a la carrera. La robótica trata de crear autómatas que realicen distintas tareas, les estamos enseñando a crear algo sencillo y que pueda ser monitoreado desde su teléfono inteligente, también contamos con brazo robótico para crear proyectos”.

Zambrana ha creado tres impresoras en 3D, la última versión es mejorada y será expuesta para su monografía, y en un futuro no descarta la idea de vender impresoras en 3D. 

Y es que precisamente la visión que tiene Zambrana con la robótica que impulsa Lego Education, pretende formar en los estudiantes el interés por hacer cosas desde su país. 

Marlon Robleto, jefe de departamentos de sistemas digitales y telecomunicaciones en la UNI, comentó que “queremos promover el estudio de estas tecnologías porque el país lo necesita, porque la robótica es una disciplina muy importante que permite despertar el interés por la ciencia y la tecnología y en un futuro dejaremos de importar productos industriales”.

Para iniciar, desde la UNI introducirán el tema de la robótica en la currícula para que el estudiante de Ingeniería Electrónica, Computación, Eléctrica y Sistemas tengan mayores competencias y estén capacitados hacia la transformación, porque según Robleto “la automatización viene”. 

Ernesto Varela señaló que la robótica crea innovación y eso es determinante, “te permite desarrollar un criterio propio y resolver desafíos y te despierta un sabor a las matemáticas, la lógica, cálculo más amistoso de lo que estamos acostumbrados. La robótica viene a crearle al joven esa inquietud positiva por emprender esa ciencia. Y eso va a dar inicio a que nos apuntemos a crear nuevas tecnologías en el sector económico, médico, agrícola entre otros, porque queremos estimular esas capas a través del sistema de robótica”.

Christian Linares, presidente de Aprender Haciendo S.A, comentó vía Skype que hay que distinguir la robótica educativa de la industrial, pero teniendo en cuenta que la educativa permite además emular cosas de la vida real: “Al tener un material de Lego Education se permite que traten de asemejarse de cosas que en el día a día vemos. Conforme uno va avanzando y agarrando confianza comienza a ver un problema en el entorno que lo pueda solucionar comenzando con pequeñas cosas, pero que a medida que va creando puede surgir algún producto que venga a solucionar como un instrumento para una persona con discapacidad, o si vives en agua contaminada y necesitas hacer un análisis del Ph o áreas agrícolas donde se pueden cultivar varios productos a la vez”.

Las competencias que adquiere un estudiante con la robótica es que permite desarrollar una serie de habilidades para la vida, desde el trabajo en equipo, el desarrollo de la lógica porque para todo se necesita la robótica, los muchachos ganan mucha capacidad de solución y sobre todo la creatividad. Y con la creatividad viene a retarse a sí mismo, enfatizó el experto en robótica.

Lanzamiento de Tetrix

Nicaragua ha sido seleccionada para realizar el lanzamiento del nuevo controlador de Tetrix llamado Pulse, desarrollado por la empresa norteamericana Pitsco. Será el primer país en iniciar la comercialización. La venta en Estados Unidos estaba programada para el 15 de septiembre, sin embargo, sus directivos han decidido lanzarlo durante la XIII Feria Internacional que organiza Comtech del 28 al 1 de septiembre.

Según Linares, Tetrix surge en Kansas, tiene un set para estudiantes de secundaria y universidades, nace como un siguiente escalón de Lego.  Es un controlador de robótica totalmente integrado y programable que permite a los estudiantes y profesores la capacidad de codificar robots inteligentes. Se puede trabajar construcciones más robustas como la mecánica para grandes construcciones. En la olimpiada mundial se usa Tetrix en la categoría advance robotic. Se utilizan piezas combinadas entre plástico y aluminio, lenguaje de iconografía y en código para programar. 

Para los próximos años, Linares asegura que los estudiantes nicaragüenses darán un gran salto robótico al utilizar Tetrix.