•   Managua, Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Mientras centenares de personas participaban ayer de la denominada Caminata del Silencio, en Managua, para repudiar los asesinatos de mujeres, se conoció que la noche anterior en Diriomo, Granada, una más había sido ultimada a cuchilladas por su expareja frente a sus cinco hijos, quienes quedan en la orfandad.

Gloria María Fernández Medina, de 36 años, fue asesinada la noche del miércoles en la comarca La Escoba, municipio de Diriomo. El presunto victimario fue identificado como Freddy Antonio Acosta Moya, de 43 años, expareja de la víctima, quien se dio a la fuga.

Según testigos, Acosta Moya llegó por la noche hasta la casa de habitación de Fernández Medina y a gritos le exigía afuera de la vivienda que regresara con él, ya que estaban separados desde hace 3 meses.

Yolanda Medina, madre de la víctima, comentó que, al llegar a la casa de su hija, la encontró tendida en el suelo. “Yo le hablaba, pero ella ya no reaccionaba, él le daba constantemente maltrato, le vivía diciendo que ella no iba ser para él, ni para otro; en otras ocasiones también intentó matarla con un machete”.

Femicidio

“Este es un hecho relevante. Estamos frente a un delito de femicidio cuya víctima es María Fernández Medina. El presunto femicida ya fue capturado por la Policía Nacional”, dijo ayer en conferencia de prensa la directora de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, comisionada mayor Vilma González.

La mamá de la víctima dijo a El Nuevo Diario que su hija ya había denunciado a su expareja,  pero las autoridades supuestamente no le dieron seguimiento al caso.

“Él le pegó tres estocadas, una en la yugular, otra en el hombro y una última en la espalda. Ella había puesto denuncia en la Policía por todo el maltrato que recibía, pero no se le dio seguimiento, ahorita lo logaron capturar porque se encontraba donde unos familiares que él tiene”, aseguró Yolanda Medina.

Mujer marchan

En lo que va del año ya se registran 39 mujeres asesinadas, ocho en las últimas tres semanas. Entre ellas hay dos ancianas que fueron acuchilladas, una mujer con ocho meses de embarazo que fue macheteada y otra joven madre que apareció decapitada en Managua y cuya cabeza no ha sido encontrada.

En silencio, formadas en tres filas y vestidas de rojo, centenares de mujeres participaron ayer en una marcha sobre la carretera Masaya para mostrar su repudio a la violencia de género y los femicidios en Nicaragua.

En la denominada Caminata del Silencio, las mujeres llevaban en sus manos carteles pegados en cruces de madera con los nombres de las víctimas de femicidios en Nicaragua, este año.

La concurrida caminata salió de las afueras del Ministerio Público, en Managua, y terminó en las afueras de Plaza El Sol, frente a la sede de la Policía Nacional.

Mirna Blandón, del Movimiento Feminista de Nicaragua, destacó la importancia de la denuncia en los casos de violencia hacia las mujeres para evitar más muertes, pero estas “deben ser tomadas en serio por las autoridades desde la primera vez”.

Magaly Quintana, directora de las CDD instó a las mujeres a informar la violencia que padecen. “No se puede callar en estos casos, a sabiendas que tarde o temprano la mujer acabará muerta. Muchas veces las mujeres callan por no destruir un matrimonio de años, pero cuando un hombre agrede a una mujer y esta no lo denuncia desde la primera vez, existe una gran probabilidad que acabe con lesiones peores o muerta”, agregó.

Sepultan el cuerpo de Karla Estrada

 Entre lágrimas y maldiciones se realizó el funeral del cuerpo de Karla Patricia Estrada Rostrán, ayer en el cementerio comunitario de Santo Domingo, Las Sierritas, a las 12:07 del mediodía, mientras se desarrollaba la Caminata del Silencio.

En fotos: Entierran a Karla Estrada, la mujer decapitada

“Maldito, maldito… cómo fuiste a asesinar a una mujer”, fueron los gritos desgarradores de la hija de  17 años de edad, contra su padre Francisco Ariel Mercado, principal sospecho de matar de 29 puñaladas a Estrada.

“Mamita no te vayás, por qué te fuiste, no quiero que te vayás, sin vos no voy a poder”, sollozaba la adolescente.

En cambio, doña Marina Estrada Narváez, madre de Karla, rompió en llanto al enterrar a su primogénita.

“No pude hacer nada, me la mató, hizo lo que quiso y yo no pude hacer nada”, exclamaba la madre, quien fue llevaba de emergencia a un centro asistencial por presentar problemas de hipertensión.

Cuerpo entregado

Resignados, los familiares aceptaron enterrar de inmediato el cuerpo de la joven, entregado por Medicina Legal alrededor de las 11 de la mañana, con la condición de llevarla de inmediato al cementerio.

Por otra parte, “nosotros vamos a  seguir buscando la cabeza de mi hermana, porque no vamos a descansar hasta que podamos también sepultar esa parte del cuerpo, creo que no vamos a estar en paz hasta que ella esté completa, vamos a ponernos de acuerdo a dónde iremos”, refirió Elmer Estrada, hermano de la occisa.

Hija embarazada

La hija de Karla Estrada, de 16 años de edad, por su estado de embarazo no asistió al funeral. “Le recomendaron a mi sobrina que no era bueno para ella estar en el cementerio, porque podría poner en riesgo su vida y la de la bebé, además ha estado viviendo unos días de angustia y desesperación como todos nosotros, pero por estar embarazada era mejor que se quedara en la casa”, explicó Elmer Estrada.
Vigilia 

Para hoy viernes a las 6:00 p.m. está programada una vigilia de adoración y alabanza en la casa de la mamá de Karla Estrada, en el barrio 16 de Marzo, del portón sur de la Unica, media cuadra al sur.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus