•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con el objetivo de buscar una iniciativa para mejorar la calidad de vida de las personas del campo, nace en el sector conocido como la Suana, en la comunidad de la Garita, municipio de San Ramón, el Centro Turístico Rural Comunitario, cuyo principal objetivo es enseñar cómo se puede hacer turismo amigable con el medio ambiente.

Bayardo Zamora, promotor turístico del municipio de San Ramón, explicó que para ofrecer atractivos turísticos diferentes a los visitantes, han venido trabajando y realizando alianzas  con propietarios de fincas cercanas el centro, para tener lo que el turista necesita para recrearse, para que se pueda desestresar o quiera pasar un rato ameno con su familia.

“Estamos trabajando con senderismo extremo, cuevas donde se puede observar petroglifos, un mirador que ofrece un hermoso paisaje de donde se pueden observar poblados, haciendas cafetaleras y la imponente reserva del macizo cerro de Peñas Blancas, donde muchos turistas han quedado impresionados”, señaló Zamora.El visitante puede conocer las diversas especies de ranas.

El Centro Turístico Rural Comunitario está ubicado a 136 kilómetros de la capital Managua, a 8.9 kilómetros al noreste de la ciudad de Matagalpa y a 7 kilómetros  al suroeste de la ciudad de San Ramón, por lo que los turistas toman la carretera a San Ramón, pero al llegar a la Garita, toman la carretera conocida como la entrada a la Suana y a 2.8 km de la carretera adoquinada, está el centro turístico.  

Condiciones al visitante

Doris Sánchez, administradora del local, señaló que comienzan con ofrecer al visitante alojamiento donde cuente con dos cabañas capacitadas para albergar a 19 personas, la que tiene un costo de 8 dólares por persona en cabañas compartidas y la matrimonial cuesta 18 dólares la noche.

“También tenemos el servicio de restaurante donde se le ofrece el plato típico del centro que es la sopa de gallina india con albóndiga, que se ofrece todos los domingos, cuya taza cuesta 125 córdobas  y la famosa sopa de frijoles hecha con huevos de gallina, crema, mantequilla, culantro entre otros ingredientes que le da un gusto exquisito, además refrescos y otros alimentos que el turista necesita”, explico Sánchez.

El centro también cuenta con tres ambientes como son un mariposario, un raneario y un  orquideario,  donde el turista paga 50 córdobas por persona y tiene derecho a visitar los tres ambientes por el mismo precio. Los guías turísticos Maynor Hernández y José Espinoza se encargan de explicar el objetivo que se persigue en cada uno de los ambientes, principalmente la protección de las especies que están en peligro de extinción.Más de 30 orquídeas se cultivan en el centro.

Senderismo extremo

El centro también cuenta con senderos que lo llevan a las profundidades montañosas. Allí los visitantes que quieren tener contacto con la naturaleza comienzan su caminata por el Sendero de la Vais. Los guías turísticos les explican a los visitantes la importancia del cuido de la naturaleza.

Así mismo el centro tiene vínculos con la comunidad lo que permite ofrecerle al turista cabalgatas por diferentes caminos y senderos extremos. Este servicio tiene un costo de 60 córdobas por persona y cuenta con dos casas de huéspedes para albergar a 20 personas, diez en cada vivienda, y de ahí conocen el manejo de hortalizas orgánicas, el cuido y producción del café y la importancia del cuido del medioambiente.

Dentro de estos vínculos y alianzas con la comunidad está la finca Encantos de Guadalupe, del pequeño productor Manuel Lanzas, ubicada a un kilómetro del centro turístico, finca que tiene atractivos extremos, para esos que les gusta sentir adrenalina en aventuras de suspenso, donde por momentos se siente que el miedo recorre todo el cuerpo. 

Don Manuel Lanzas, propietario de la finca, nos explica que ahí en su propiedad,  que forma parte de los atractivos turísticos que ofrece el Centro Turístico Rural Comunitario, cuenta con un mirador conocido como el Oasis de los Seis, lugar donde se puede observar hasta el Macizo de Peñas Blancas y  lugares de remembranza histórica de fincas cafetaleras.

“Le llamamos el Oasis de los Seis, porque fuimos seis personas que nos quedamos trabajando, hicimos un campamentito para los que quieran quedarse y disfrutar de la belleza que la noche le da al lugar, aquí los turistas hacen una pequeña fogata y disfrutan de la belleza”, señaló Lanzas.

Explicó que el turista viene bien vestido y se va enlodado, en el lugar hay momentos de miedo, por eso es un atractivo de aventuras que les gusta a muchos de los visitantes. Además del Mirador, les ofrecen cabalgatas por el sendero de los Pizotes, por la piedra del recuerdo, un descanso en las piedras de las gemelas, la vista a las Cuevas del Oso, la Cueva de los Murciélagos y la cuenca de los Petroglifos, cada una tiene su historia, expresó.

Don Manuel dijo que al lugar no solo llegan turistas, sino estudiantes universitarios y de secundaria. Allí se les enseña cómo se produce el café y las hortalizas orgánicas, ya que todos los alimentos que el centro les ofrece son orgánicos, porque ellos abastecen al lugar de los alimentos que consume el turista, concluyó Lanzas.