•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Nicaragua y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) realizaron hoy un taller internacional para reducir las pérdidas y desperdicios de alimentos en el país centroamericano.

Docentes de diferentes universidades de Nicaragua, así como de Nacional Tecnológico (Inatec) y del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), discutieron e intercambiaron experiencias sobre las pérdidas y desperdicios de alimentos, de cara a encontrar soluciones.

Los expertos coincidieron en que la mayoría de pérdidas abarcan toda la cadena alimenticia, desde la cosecha hasta el consumo, incluyendo el almacenamiento y la distribución.

Al igual que en el resto de países de Latinoamérica y el Caribe, en Nicaragua no existen registros sobre cuántos alimentos se pierden o son desperdiciados, determinar el dato "es uno de los grandes desafíos", dijo la oficial de Agricultura de la Oficina Subregional de la FAO para Mesoamérica, Raixa Llauger, a periodistas.

Llauger sostuvo que cada familia puede contribuir a reducir los desperdicios de alimentos desde sus hogares, mientras que las instituciones deben crear sinergias que involucren a sectores públicos y privados, para lograr dichas reducciones.

A pesar de la falta de cuantificación de pérdidas y desperdicios de alimentos, datos de la FAO indican que cada año en América Latina y el Caribe se desperdician 127 millones de toneladas de alimentos, mientras que 34 millones de personas padecen subalimentación.

En Nicaragua la desnutrición aguda es del 5 % de la población y la desnutrición crónica es del 18 %, según los datos brindados por el Gobierno en 2015.