•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, llegó hoy a Managua para participar este miércoles en una reunión con sus homólogos de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de Nicaragua, Daniel Ortega, para debatir proyectos de desarrollo del Golfo de Fonseca, una zona compartida por los tres países y a menudo foco de tensión.

Sánchez Cerén fue recibido este martes en el Aeropuerto Internacional de Managua "Augusto C. Sandino" por el canciller nicaragüense Denis Moncada Colindres, según fotografías publicadas por el portal gubernamental El 19 digital.

"Arribamos a la hermana Rep. de Nicaragua. Nuestro objetivo común: consolidar #GolfoFonseca en zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad", escribió en su cuenta de Twitter el mandatario salvadoreño.

La reunión de este miércoles en Managua tiene como objetivo avanzar en la consolidación del Golfo de Fonseca, que comparten en el Pacífico Nicaragua, Honduras y El Salvador, como un lugar de paz, desarrollo sostenible y seguridad, según las partes.

El encuentro estaba previsto realizarse el pasado 16 de agosto, sin embargo fue reprogramado para mañana después de que surgieran unos imprevistos de última hora ese día.

El objetivo será implantar el denominado "Plan Maestro de Desarrollo del Golfo de Fonseca", después de la firma por parte de los tres dirigentes de una declaración conjunta en agosto de 2014, para elaborar un plan de proyectos sobre inversión y desarrollo económico para esta zona.

En aquel momento, en una declaración de 12 puntos, suscrita en la Casa de los Pueblos en Managua tras seis horas de reunión, los mandatarios pidieron el acompañamiento de "organismos multilaterales de financiación" para poder desarrollar esos proyectos e invitaron a los inversionistas a hacer negocios en esa zona.

En el acuerdo, los mandatarios se comprometieron a elaborar un "plan maestro" sobre inversión y desarrollo económico de carácter trinacional en el Golfo que comprendiera, entre otros, el proyecto de un ferry que comunicara a los tres países.

También se acordó el desarrollo de una zona de empleo y desarrollo económico que incluyera un parque logístico, e iniciar las coordinaciones para convertir el Golfo en una zona de libre comercio y turismo sostenible.

El Golfo de Fonseca ha sido durante muchos años motivo de conflictos por denuncias de pescadores de un país faenando en aguas de otro, lo que en muchos casos termina con la captura de personas y el decomiso de embarcaciones y el producto extraído del mar.

La intención de los tres Gobiernos es que el Golfo de Fonseca deje de ser una área de conflicto para convertirse en una zona de unión entre Honduras, El Salvador y Nicaragua.