•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio de Familia, Adolescencia y Niñez (Mifan), con el respaldo de Unicef, busca desarrollar una estrategia nacional de prevención y atención al embarazo adolescente promoviendo la educación sexual en las consejerías comunitarias y estudiantiles a nivel nacional, declaró el representante adjunto de Unicef, Paulo Sassarao. 

Actualmente, se están desarrollando foros departamentales para determinar cuál es la situación actual en los distintos municipios del país, para elaborar la propuesta de una estrategia nacional de prevención y atención al embarazo precoz, señaló Sassarao. 

Dicha estrategia está enfocada en proveer servicios de salud amigables para los adolescentes y abordar la salud sexual y reproductiva en las consejerías educativas para disminuir la cantidad de niñas y adolescentes que se convierten en madres antes de cumplir los 18 años. 

Con una estrategia comunicativa se puede dar un “paso importante”, logrando que los niños, niñas y adolescentes puedan desenvolverse en un entorno en donde se pueda dialogar y determinar la manera más indicada para cambiar la situación actual del embarazo adolescente, consideró Sassarao.

“Es un paso importante, el tener el entorno en la familia, en la escuela y comunidad es clave, porque el embarazo adolescente tiene sus causas en factores culturales, emocionales, religiosos; y solamente con el involucramiento de las mismas personas, para que pueda entender el porqué de las cosas, se pueden lograr resultados”, precisó. 

Problemática urgente

Más del 20% del total de embarazos registrados en Nicaragua corresponden a madres adolescentes, por lo que esto se convierte en el principal tema que necesita ser abordado por las diferentes instituciones en Nicaragua, destacó el  pediatra salvadoreño Ronald Pérez Escobar, presidente del comité de adolescencia de la Asociación Latinoamericana de Pediatría (Alape), durante un encuentro con doctores este mes en la capital. 

En marzo de este año, la organización no gubernamental Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) calificó este fenómeno en el país como “preocupante”. 

De acuerdo a las estadísticas, Nicaragua se posiciona en el primer lugar de incidencia de embarazos de adolescentes a nivel Latinoamericano. Para la celebración de las madres de este año, las primeras tres mujeres que dieron a luz este día fueron menores de 18 años. 

Pérez sostuvo que una estrategia para combatir las problemáticas de los adolescentes tiene que ser acompañado por los mismos pediatras, que en la mayoría de las ocasiones no están preparados para atender las necesidades propias de esta etapa.

 “El abordaje que sí se puede dar de una manera integral, no hacerlo de una manera aislada, sino que podamos involucrar más actores, en prevención”, agregó.

En cuanto al acompañamiento de los pediatras respecto a las problemáticas de la adolescencia, deberán de ser en función de desarrollar el aprendizaje, dar confianza al joven y sensibilizarlo para poder darles una atención adecuada, señaló el pediatra. 

Mejorar calidad de vida

Por otro lado, el representante de Unicef recalcó que es importante que sea tomado en cuenta el impacto que tienen los embarazos en las vidas de las niñas y adolescentes, y las consecuencias negativas para su futuro.  De acuerdo con un estudio de Unicef respecto a este tema, realizado a nivel regional en 2015, las madres adolescentes están expuestas a otros problemas de salud, desigualdad,  pobreza y violencia.