•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los familiares de los tripulantes que fallecieron en el naufragio del barco Miss Johana Betsey quieren que las víctimas sean enterradas juntas, informó en conferencia de prensa Guillermo González, director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

Según González, hasta el momento tres de los cadáveres de los 13 cuerpos de los tripulantes que desaparecieron el pasado 29 de junio en aguas del Caribe de Nicaragua han sido reconocidos por sus familiares.

De acuerdo con la versión de los familiares, los cuerpos fueron reconocidos con facilidad, ya que la sal y las heladas aguas de la profundidad del mar lograron mantener los cadáveres.

Anibal Armando Ramírez, de 45 años, quien se desempeñaba como maquinista, y los marinos Elmer de Jesús Rattry Benwell, de 24 años, y Marcial Bautista Brenes Martínez, de 20 años, son los primeros tres tripulantes que han sido identificados por sus familiares.

Según Guillermo González hoy continuarán las labores de rescate de los otros tripulantes que se espera se encuentren en otras áreas del barco.

Las personas que viajaban a bordo del barco son los tripulantes Denis Antonio Ballesteros, de 45 años y capitán del barco; Aníbal Armando Ramírez, de 48 años, maquinista; Rolando Lazo Villarreal, winchero; y Daniel González, cocinero.

Y los marinos Esteban Jirón, Antonio Nicolás Melgara, Óscar Andrés Pérez, Rafael Junio Tablada, Genaro Enríquez González, Elmer de Jesús Patrick, José Daniel Mejía, Eiler Sebastián Bravo y Marcial Bautista Brenes.

El Miss Johana Betsey zarpó de Bluefields a Corn Island el martes 27 de junio con 13 personas a bordo: cuatro tripulantes y nueve marineros. De Corn Island partió hacia el noreste de los Cayos Perlas el jueves 29 de junio —a las nueve de la noche—, dos horas más tarde la baliza de la embarcación emitió la última señal. 

Desde entonces estuvo desaparecido durante dos meses hasta el 28 de agosto, cuando fue localizado por pescadores.