•  |
  •  |
  • AFP

Centroamérica llegará dividida a la reunión del lunes con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, en Costa Rica, a la que los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y Honduras, Manuel Zelaya, no asistirán aduciendo que no es organizada por el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

A pesar que en la cumbre del SICA que se celebró ayer en Managua los presidentes reconocieron la importancia de tener un primer encuentro con el nuevo gobierno de Estados Unidos, no todos asistirán a la cita en San José, como esperaba su anfitrión, el mandatario Oscar Arias, quien virtualmente fue desautorizado a servir como portavoz de la región ante Biden.

En la declaración de Managua, que no fue firmada por el canciller costarricense Bruno Stagno, los presidentes aprobaron la agenda con Biden, en la que el primer punto es el uso de la vía diplomática y los organismos regionales de integración como "los canales legítimos para tratar las agendas bilaterales y multilaterales de los países".

Exclusión de países del SICA disgusta
Nicaragua y Honduras son miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), creada por el presidente venezolano Hugo Chávez en oposición al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que promovía Washington. Además, las relaciones entre Ortega y Arias no son amistosas y el mandatario costarricense no acudió a la cumbre del SICA en Managua. "Esta no es una reunión del SICA ya que algunos países miembros no han sido invitados (...) sino que fue convocada por Costa Rica y el Gobierno de Estados Unidos", sostuvo Ortega al término de la XXV cumbre del SICA.

La exclusión de países del SICA, como República Dominicana, fue cuestionada por Ortega, que expresó su "solidaridad" al presidente Leonel Fernández, por esa omisión de Arias. Un tema en el que todos "coincidimos" es que las relaciones con Estados Unidos deben ser "justas y respetuosas", sostuvo Ortega, quien delegó a su vicecanciller Manuel Coronel para que le represente en la cita con Biden.

Zelaya coincidió con Ortega en que la cita con Biden no es organizada por el SICA, pero estuvo de acuerdo en que debe dársele la importancia que tiene y llevarle los planteamientos de la región. La negativa de Ortega sería un revés diplomático para Arias, quien recurrió a sus colegas de Panamá, Omar Torrijos, y Guatemala, Álvaro Colom, para que convencieran a Ortega de ir a la reunión.

Saca va por el tema migratorio
El presidente salvadoreño, Antonio Saca, confirmó su presencia en la cita en la que "vamos a abordar el tema migratorio" y aseguró que propondrá a Estados Unidos que efectúe una reforma migratoria integral. Saca estimó que el tema es de vital importancia para toda Centroamérica, ya que no sirve mucho que los inmigrantes en Estados Unidos puedan tener empleo a través bajo el Tratado de Protección Temporal (TPS) "si las redadas se están dando en grandes cantidades".

Saca manifestó su desconcierto con las deportaciones porque "pensábamos que después de las elecciones en Estados Unidos en noviembre se iban a calmar sobre todo las redadas de indocumentados" que son deportados a sus países. El mandatario manifestó inquietud por lo que pasará en septiembre de 2010, cuando expire el TPS que protege a unos 70.000 hondureños, 5.000 nicaragüenses y 230.000 salvadoreños, si para entonces no hay una reforma migratoria, ante lo que planteó pedir a Washington una prorroga a ese beneficio.