•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Minutos antes de que la asesinara, Karla Estrada Rostrán había comunicado a Francisco Ariel Mercado, exmilitar con quien vivió durante 16 años, que quería terminar la relación. De acuerdo con datos ofrecidos ayer por la Policía Nacional, tras expresarle su decisión, Mercado “enfurecido y con la bayoneta que portaba en su cintura, le propinó múltiples heridas en su cuerpo y posteriormente la decapitó”. Así culminaron más de 10 años de violencia física y psicológica. 

Después de ser presentado en conferencia de prensa por la Policía Nacional, el exmilitar Francisco Ariel Mercado —quien confesó ser el autor del asesinato de Karla Estrada— fue llevado a la escena del crimen para reconstruir el hecho y localizar la cabeza de la víctima. La búsqueda se extendió por más de seis horas sin obtener resultados.

Al lugar fue desplazada la técnica canina, llegaron médicos forenses y también fue llevada la ropa que la víctima vestía el día de su muerte. Los familiares de Karla Estrada llegaron al sector de Las Colinas, pero un fuerte dispositivo policial impidió que se acercaran a la escena del crimen. 

Los parientes de Karla Estrada exigen saber dónde quedó su cabeza y también que le caiga todo el peso de la ley a Mercado. “Eso que le hizo a mi hija es imperdonable. Lo que nosotros queremos es que le caiga todo el peso de la ley, pero antes que diga dónde está la cabeza de mi hija para que al fin pueda descansar en paz y nosotros tengamos también alivio porque desde ese día no hemos podido dormir tranquilos”, dijo entre lágrimas Luz Marina Estrada, mamá de la víctima.

Francisco Ariel Mercado fue capturado el pasado jueves en Nandaime. Al momento de ser presentado ante los medios de comunicación vestía camisa verde y pantalón caqui. Su rostro no denotaba arrepentimiento. Tenía su pecho erguido, mirada firme y no brindó ninguna declaración.

Así sucedieron los hechos

El comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional, presentó los resultados de las investigaciones en este caso tipificado como femicidio y detalló cómo sucedieron los hechos. 

El pasado 10 de agosto a eso de las 10:30 de la noche Karla Estrada Rostrán en compañía de su entonces pareja Francisco Ariel Mercado y dos de sus hijas, visitó a su mamá Luz Marina Estrada, quien habita en el barrio 16 de Marzo.

A las 11 de la noche la pareja deja a sus hijas en casa de la abuela y se dirigen al barrio 30 de Mayo, donde residían.

“Posteriormente en los alrededores del camino del volcán ingresan a un camino de tierra y discuten. Karla Patricia en ese momento le comunica la decisión de terminar la relación. Mercado, enfurecido, con la bayoneta que portaba en su cintura, le propina múltiples heridas en su cuerpo y posteriormente la decapita”,  detalló el jefe policial. 

Según la autopsia realizada por el Instituto de Medicina Legal (IML), Karla Patricia Estrada Rostrán recibió 59 puñaladas en su cuerpo y luego fue decapitada. 

Policías llevaron ayer a mercado al sitio donde ocurrió el crimen.

La Policía Nacional tiene como evidencias declaraciones de testigos que afirman haber visto a la pareja cuando caminaban en dirección al barrio 30 de Mayo la noche del 10 de agosto, dictámenes del IML, el reconocimiento de familiares a la vestimenta de la víctima y la confesión de Mercado.

Una vez las autoridades localicen la cabeza de la víctima se espera que sea presentado en los Juzgados de Managua para iniciar un proceso legal en su contra. 

El asesinato de Karla Estrada ha despertado repudio en Nicaragua debido a la saña que usó el asesino, porque su cabeza no ha aparecido y porque el autor del crimen, su expareja, ya había sido denunciado y tras cometer el delito, permanecía conectado a las redes sociales.

“Que se entregue y diga dónde está la cabeza”

Managua encabeza la lista de femicidios consumados y frustrados

Managua es el departamento con más asesinatos de mujeres y femicidios frustrados este año, de acuerdo con el último informe del Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), lo que según analistas evidencia que la violencia machista “no es cuestión meramente del campo”.

Entre enero y agosto de este año la organización contabilizó 39 mujeres asesinadas, nueve de estos crímenes ocurrieron en Managua. Uno de los que más ha conmocionado es el de Karla Estrada Rostrán, cuyo cuerpo apareció decapitado en un predio baldío del residencial Las Colinas, el pasado 17 de agosto. Tras dos semanas del hallazgo su cabeza no ha podido ser encontrada y su victimario fue capturado este jueves.

El reporte de las CDD indica que entre enero y agosto de este año al menos 48 mujeres en Nicaragua escaparon de morir asesinadas por sus parejas, exparejas, hijos, hermanos, vecinos u hombres que para ellas eran desconocidos, y 10 de estos casos se dieron en Managua. 

“En el país persiste una educación machista generalizada. Esto nos dice que la violencia contra las mujeres es  una cuestión de toda la sociedad, porque mucha gente suele decir que es cuestión de las zonas rurales y estamos viendo claramente que esa afirmación no es del todo cierta”, asegura Magaly Quintana de las CDD.

En años anteriores Managua se ha ubicado en el tercero y hasta en cuarto lugar entre los departamentos con más crímenes contra mujeres, pero este año ha tomado un repunte hasta ocupar el primer lugar en estos ocho meses del año. 

De los 48 agresores en los casos de femicidios frustrados, 23 están libres según Quintana, quien reconoce que en Managua es donde más casos llegan a los juzgados. 

Así intentaron matarlas

En 25 de los 48 femicidios frustrados que registra la organización, las mujeres han escapado de morir tras ser agredidas con arma blanca, 13 golpeadas, tres con armas de fuego, tres golpeadas y con violación en grado de frustración, dos fueron golpeadas y violadas, una fue herida con arma cortopunzante y evitó ser violada y una más impidió morir acuchillada tras ser violada. 

En estos casos 19 de los agresores eran la pareja sentimental de las víctimas y siete eran exparejas. Otros victimarios son vecinos, cuñados, hijos y hermanos.

La mayoría de las víctimas tienen entre 21 y 40 años de edad. Solo se reporta un caso de una menor de edad. 

Quintana instó a las mujeres a denunciar la violencia que padecen. “No se puede callar en estos casos a sabiendas que tarde o temprano la mujer acabará muerta. Muchas veces callan por no destruir un matrimonio de años, pero cuando un hombre agrede a una mujer y esta no lo denuncia desde la primera vez, existe una gran probabilidad que acabe con lesiones peores o muerta”, agregó.

Mirna Blandón, del Movimiento Feminista de Nicaragua, destacó la importancia de la denuncia en los casos de violencia hacia las mujeres para evitar más muertes, pero estas “deben ser tomadas en serio por las autoridades desde la primera vez”.