•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Frente a su casa de habitación y ante la mirada atónita de su mamá, fue baleado la tarde del  viernes el cambista rivense Pedro Joaquín Pérez Hernández, de 52 años, quien fue trasladado inmediatamente al hospital de esta ciudad por una ambulancia de la Cruz Roja.

Pérez fue víctima de dos sujetos que a bordo de una motocicleta le dieron persecución y lo emboscaron cuando descendía de un taxi, para ingresar a su casa ubicada en el barrio La Puebla de esta ciudad.

Según el reporte de la Cruz Roja, el cambista ingresó al hospital con un orificio de bala en la parte superior de su ojo derecho y otro en su pierna  izquierda.

Madre es testigo

El hecho ocurrió a las 4:50 p.m. y fue presenciado por doña Antonia Pérez, de 78 años, quien se encontraba en una mecedora en la acera de su casa, cuando observó  a los delincuentes que interceptaron y forcejearon con su hijo para despojarlo de un bolso donde guarda el dinero que utiliza para dedicarse al cambio de monedas en el mercado rivense.

La víctima regresaba de realizar sus labores y al bajar del taxi, “lo interceptaron  e iniciaron a forcejear con él y yo les gritaba  cobardes no me lo maten”, relataba de manera nerviosa doña Antonia, mientras era asistida por sus familiares.

Testigos indican que, los  sujetos venían dándole seguimiento a Pérez, ya que afirmaron que la mañana del jueves dos hombres a bordo de una moto negra, también trataron de asaltarlo cuando salía de la casa.  

Mirna Pérez, hermana del  cambista, reveló que esta es la tercera ocasión en que su hermano es víctima de robo, por lo que en varias ocasiones le aconsejaron que se retirara de ese trabajo. 

En el lugar en que fue baleado Pérez, la Policía de Rivas  encontró una pistola calibre 38,  que es propiedad del cambista, misma que intentó utilizar para defenderse.