•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras admitir que asesinó a su pareja y ser declarado culpable, Francisco Ariel Mercado, exmilitar de 36 años, debió escuchar a dos de sus tres hijas increparle: “Vos, Francisco, dejaste de ser mi papá. Desde el momento que le pusiste una mano encima a mi madre, no tenés perdón de Dios… ni mi perdón”, dijo su hija mayor.

La adolescente de 17 años prosiguió: “Mi mamá tenía 33 años y que vayás a pagar con 30 años de prisión es injusto”. Entonces se dirigió a la jueza Aleyda María Irías Mairena, titular del Juzgado Segundo Especializado en Violencia de Género de Managua: “Él tiene que pagar toda su vida... Yo necesito, quiero, lo exijo que le caiga todo el peso de la ley y que pague de por vida. No quiero que salga de prisión porque va a trabajar (en la cárcel), por buen comportamiento o porque le vayan reduciendo la pena. No es justo”.

Volvió a dirigirse al condenado: “Y si ella no quería estar con vos no tenías derecho a quitarle su vida… ¿por qué no la dejaste rehacer su vida si ella era una mujer alegre?”.
Poco después del mediodía de ayer se realizó en los juzgados de Managua la audiencia preliminar en la que Francisco Ariel Mercado fue acusado por el delito de femicidio. En esta admitió los hechos y fue declarado culpable, así que se procedió al debate de pena. La Fiscalía solicitó la pena máxima establecida por la Constitución, 30 años, y el defensor asignado a Mercado solicitó 10 años. 

  • Exmilitar confiesa asesinato de Karla Estrada, pero no dice dónde está cabeza de la víctima

De acuerdo con la Ley 779, Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, en su artículo nueve, comete el delito de femicidio el hombre que, en el marco de las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, diere muerte a una mujer.

El femicidio es la culminación de una cadena de acciones violentas contra una mujer, cometidos por un hombre que se considera dueño del cuerpo y la vida de la mujer, consecuencia de una cultura adquirida desde la niñez en el hogar, la comunidad o la escuela.

Los hechos

La noche del 10 de agosto cuando Karla Estrada y Francisco Ariel Mercado regresaban a pie a su casa, ubicada en el barrio 30 de Mayo, de Managua, ingresaron a un predio baldío. Karla tomó la delantera y Francisco valiéndose de la posición de indefensión de la mujer le propinó 24 puñaladas en la espalda con una bayoneta que portaba en su cintura.

Estos detalles son parte de la acusación que la Fiscalía presentó ayer en la audiencia preliminar contra Mercado, quien asesinó y decapitó a su pareja luego que ella le comunicó su decisión de terminar la relación. 

Ambos en compañía de sus tres hijas habían llegado a las 4:30 de la tarde del 10 de agosto hasta los alrededores de la iglesia de Las Sierritas e ingresaron a uno de los chinamos de La Cruz del Paraíso que se había instalado con motivo de las fiestas patronales de Managua. Francisco siempre fue un hombre posesivo y dominante, y constantemente maltrataba a Karla. 

A las 9:30 de la noche estando en el chinamo de La Cruz del Paraíso deciden ir a dejar  a sus hijas a casa de Luz Marina Estrada, la mamá de Karla. Se fueron caminando. “El acusado iba en una actitud molesta hacia la víctima”, aseguró la Fiscalía.

“Apuráte, ya sabés que allá nos vamos arreglar en la casa, ya sabés cómo”, le gritaba Mercado a Karla. 

Al llegar a la casa de la mamá de Karla sus hijas le pidieron que se quedara. Francisco esperó afuera. Doña Luz Marina Estrada no le permitía el ingreso a su casa porque sabía del maltrato que sufría su hija. Karla no aceptó quedarse. Francisco la intimidaba. 

En el callejón a eso de las 11:30 de la noche, a oscuras y sin testigos, luego de propinarle las 24 puñaladas Karla “se desploma, cae boca abajo y (Francisco Mercado) no bastándole verla caer, se coloca encima de ella, la golpea y le da seis estocadas en el pecho”.

“Ensañándose más agarró la bayoneta y le dio seis estocadas en el abdomen; siempre con la misma saña de manera misógina, le da nueve puñaladas en la extremidades superiores y continúa atacándola por la espalda”, indica la acusación de la Fiscalía.

Karla murió desangrada. Una vez muerta Francisco Ariel Mercado la decapitó de 11 cuchilladas en el cuello y se llevó su cabeza, la que hasta hoy sigue sin aparecer.

Habían terminado, pero la obligó a regresar

El ciclo de violencia que por más de 16 años había vivido Karla Estrada Rostrán en compañía de su pareja, el exmilitar Francisco Ariel Mercado, había concluido en febrero de este año cuando ella decidió ponerle fin a la relación para iniciar una nueva vida e irse a vivir con otro hombre. La relación duró apenas 11 días. 

Francisco Ariel Mercado llegó a la casa de la que era la nueva pareja de Karla y ella abrió la puerta. La tomó de sus vestiduras y en contra de su voluntad la llevó a vivir de regreso con él.

“Esto representa la acción patriarcal y misógina de dominio de los hombres sobre el cuerpo de las mujeres”, sostuvo la fiscal Odeth Leytón al presentar la acusación contra Mercado.