•  |
  •  |
  • END

¿Quién es Gilbert Antonio Castillo Zavala o Humberto Salazar? Este sujeto está envuelto en la violenta muerte de Jessenia González Galindo, de 18 años, en el baño del auto hotel “El Calmante”.

Gilbert Castillo o Humberto Salazar, no sólo por las armas que portaba --entre las que sobresalen una escopeta con mira telescópica y varias pistolas de gran potencia--, sino por ser un hombre con supuestas influencias en el partido gobernante, resulta tener una posición siniestra en la tortuosa historia.

“Él siempre decía que no me preocupara si tenía algún problema, porque tenía la “pegada” (influencia) en el Frente Sandinista”, asegura Guillermo González, padre de Jessenia González Galindo, y padrastro de Nimia Galindo.

¿Y los dos extranjeros?

A ese motel, ubicado en las afueras de Tipitapa, Jessenia González Galindo y su hermana materna Nimia Galindo, llegaron en compañía del hombre que supuestamente tiene doble identidad, luego que estuvieron tomando licor durante varias horas en un salón cercano al matadero Carnic, en compañía de dos extranjeros.

Guillermo González también dijo que Gilbert Castillo Zavala o Humberto Salazar se jactaba al mostrar la variedad de armas que portaba, entre las que sobresale la escopeta con mira telescópica que le encontró la Policía
Los familiares de las hermanas Galindo aseguran haber visto en poder del hombre, que según la Policía es transportista y ganadero, varios tipos de pistolas, entre ellas una nueve milímetros, una Magnum calibre 44 y otra calibre 38.

Iba por la quinceañera

María Concepción Galindo Siles, madre de las hermanas Galindo, denunció que el sujeto, a quien conocieron hace dos años, tenía bajo amenaza de muerte a su hija Neslin Yoen González Galindo, de 15 años.

Las amenazas para con la quinceañera fueron conocidas por la familia Galindo, luego del hecho sangriento de la noche del martes, aseguró María Concepción Galindo.

“En noviembre del año pasado, como no le aceptamos ir a una finca que dijo tener en Matagalpa, amenazó con matarme y quemar la casa donde vivimos”, afirmó Neslin González Galindo.

La menor de las hermanas Galindo recuerda que el hombre, a quien sólo conocía como Humberto Salazar, insistió en aquel entonces que al paseo rechazado por su familia, ella no debía fallar.

Madre rechaza suicidio

Ante la posibilidad de que las autoridades determinen que la muerte violenta de Jessenia González Galind, se trate de un suicidio, María Concepción Galindo se adelantó asegurando que su hija no tenía motivos para quitarse la vida.

“Mi hija no se mató. Ese hombre (Humberto Salazar o Gilbert Castillo) fue quien la mató”, afirmó la progenitora de las hermanas Galindo.

Doña María Concepción Galindo tampoco cree en la versión de las autoridades de que su hija Nimia del Carmen González no ha querido decir qué pasó dentro del motel.

Tres llamadas al celular

En el teléfono celular de María Concepción Galindo están registradas tres llamadas perdidas, que aseguran las hizo el hombre a quien esa familia conoció como Humberto Salazar.

Las llamadas hechas la tarde del lunes al teléfono de la mamá de las hermanas Galindo, no fueron contestadas a Gilbert Castillo o Humberto Salazar, “porque ya sabíamos que era él”, explicó la joven Neslin González Galindo.

El martes, cuando ocurrió el hecho sangriento donde murió Jessenia Galindo, el hombre a quien la Policía le protege el rostro, llamó varias veces al teléfono celular de la víctima.

La familia Galindo también está sorprendida por la afirmación policial, de que entre el transportista y la víctima había una relación extramarital.

La fiscal auxiliar Edith Tuckler anunció que Gilbert Antonio Castillo Zavala o Humberto Salazar, y Nimia Galindo, quedarían libres ayer por vencimiento de término, porque todavía faltan pruebas que recopilar.