•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un día después de que en el sector de Las Cuatro Esquinas, en Carazo, la Policía Nacional incautara US$1.2 millones, en Estelí ocupó US$387,668 a dos ciudadanos hondureños que la noche del miércoles ingresaron a Nicaragua a través de la frontera norte.

En los dos operativos, realizados en menos de 48 horas, la Policía Nacional incautó US$1,653,308. El comisionado mayor Luis Pérez Olivas, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), explicó ayer en conferencia de prensa que a las ocho de la noche del pasado seis de septiembre la Policía Nacional recibió una llamada telefónica procedente de Honduras, informando que a Nicaragua ingresaría un vehículo marca Honda con placa hondureña PDZ 5505, color rojo, pero luego se cayó en cuenta de que el carro ya había ingresado y se procedió a ubicarlo.

“Gracias al trabajo de inteligencia se logra ubicar el vehículo en el hotel El Tular, de la comunidad del mismo nombre en la ciudad de Estelí. Se inspecciona la habitación número cinco, donde se encontraban dos ciudadanos hondureños y debajo del colchón de la cama se encontraron 20 paquetes cuadrados y rectangulares envueltos en plástico y papel de aluminio conteniendo en su interior billetes (dólares americanos)”, precisó el jefe policial.

Los ciudadanos Kennet Isaí Duarte, de 27 años, y Josselyng García, de 21, son los hondureños que serán puestos a la orden de la Fiscalía para ser procesados por el delito de lavado de dinero. El vehículo también fue ocupado por la Policía Nacional.

Los ciudadanos hondureños se encuentran detenidos en las celdas de la DAJ, conocidas como El Chipote.

Quiebre en Carazo

El pasado martes, en Carazo, un hombre dejó abandonado más de un millón de dólares en un vehículo al notar que agentes de la Policía Nacional iban a requisarlo.

En total, el individuo dejó US$1,265,640 en un vehículo sedán, color gris, en el sector de Las Cuatro Esquinas. Según el director de la DAJ, Luis Pérez Olivas, a las 8:00 a.m. de ese día, notaron que un carro estaba en mal estado y provocando problemas en el tráfico.

Cuando los agentes se movilizaron para inspeccionarlo, la persona que manejaba se fue rápidamente y abandonó el vehículo en el cual estaba oculto el dinero. Cuando los agentes revisaron el carro, encontraron en la parte trasera un saco color rojo con 78 paquetes de color negro.

La Policía Nacional solo encontró una licencia de conducir, a nombre del nicaragüense Franklin Sánchez Narváez, quien se dio a la fuga.