•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El último reporte semanal del Ministerio de Salud, que abarcó desde el 1 de enero hasta el 3 de septiembre, registró un aumento del 3.7% en la cantidad de muertes neonatales, o de los recién nacidos en el primer mes de vida, en comparación con el año pasado. 

Hasta esa fecha se reportó que había un total de 668 niños, 24 bebés fallecidos más que el año anterior. La causa de muerte más común en los neonatos es el síndrome de dificultad respiratoria, que les ocurre frecuentemente a los niños prematuros, un tema que preocupa a los especialistas, señaló la neonatóloga Gladys Machado. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que a nivel mundial otras causas de muerte neonatal pueden ser las infecciones, la falta de oxígeno al nacer o asfixia y los traumatismos en el parto. Machado agregó que otra de las causas que también es frecuente entre los nicaragüenses es la muerte neonatal por malformaciones congénitas.

En los lugares donde hay “fumigación con órganos fosforados, con pesticidas que pueden provocar un trastorno en el embarazo; por lo general en gente del campo, tanto hombres como mujeres, que trabajan con la parte agrícola”, indicó la especialista. 

Prevención

Algunas de las medidas que son necesarias para disminuir el riesgo de muertes neonatales están relacionadas con la buena alimentación durante el embarazo y la ingesta de ácido fólico y vitaminas necesarias para el buen desarrollo del bebé, apuntó la doctora Machado. 

A juicio de la especialista, también es necesario disminuir la actividad agrícola con pesticidas tóxicos o usar los medios de protección necesarios para evitar el contacto directo con estas sustancias, como los guantes y mascarillas. 

“Lo que hacen es que no los usan porque les molesta usarlo, dicen: ’No, así lo hago’ o  ‘así es mejor’, o realmente no saben el producto que están usando. Esa es una de las causas que puede aumentar las malformaciones”, aseguró. 

Por otro lado, la neonatóloga Marina Morales, presidenta de la Sociedad Nicaragüense de Pediatría (Soniped), declaró anteriormente en entrevistas con El Nuevo Diario que los riesgos de las causas de muertes neonatales, como la prematurez y las infecciones, pueden ser detectadas y tratadas oportunamente si las madres acuden a los centros de salud a realizarse el control prenatal. 

Buenos resultados

El aumento de medicamentos, la mejora de recursos y la utilización de tecnología avanzada ha contribuido a que se brinde atención más especializada a las embarazadas, señaló la neonatóloga Machado. 

Sin embargo, es necesario promover entre la población las medidas de prevención necesarias durante el proceso de embarazo para continuar reduciendo la cantidad de víctimas, agregó Machado.

Las autoridades de Gobierno informaron este año que en la última década, la tasa de muertes neonatales se ha reducido a la mitad. De los 18 bebés fallecidos por cada 100 mil nacidos vivos que se reportaban en 2006, se redujo hasta posicionarse en 9 fallecidos por cada 100 mil nacidos en Nicaragua en 2016, de acuerdo con los registros del Minsa.  

“Entre los últimos tres a cuatro años la disminución de la mortalidad ha sido importantísima en este país. Los centros de salud están mejor capacitados, a la paciente se le hace mejor seguimiento, si la paciente no va al centro de salud, el médico la va a buscar. Existen muchas cosas que uno hace para mejorar la calidad de atención de ese embarazo”, precisó Machado.