•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al cumplirse hoy una semana de la desaparición del comerciante Dervin Sobalvarro Baldelomar, de 38 años, no hay ninguna pista hasta el momento,  pero la Policía tiene al menos a un detenido como sospechoso.

Francis Sánchez Zelaya, esposa de Javier Antonio Torres, de 32 años, confirmó que su esposo fue capturado por la Policía la tarde del pasado miércoles frente a la distribuidora El Chontaleño, propiedad del comerciante desaparecido.

“Mi marido era proveedor de aceite (vegetal) del señor que está desaparecido y la esposa de él (Dervin Sobalvarro) le llamó diciéndole que si podía llegar (al negocio) al día siguiente (jueves);  pero como nosotros andábamos cerca, mi esposo y yo nos dirigimos a la distribuidora y al llegar la Policía rodeó el carro y se lo llevaron preso”, relató Francis Sánchez.

Mientras esperaba pasar el almuerzo a su marido preso en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), Francis Sánchez expresó que desde el día que detuvieron a su marido (miércoles 6 de septiembre) no ha podido verlo.

No hay pista

Mientras, en la casa del comerciante Dervin Sobalvarro, quien desapareció la tarde del lunes cuando regresaba a su hogar llevando consigo C$60,000, su familia sigue a la espera de tener noticia de su paradero. 

Héctor Sobalvarro, hermano del comerciante cuya camioneta apareció abandonada al día siguiente (martes) en  el kilómetro 20  de la carretera Sur, dijo que todavía no tienen información con relación al paradero de su consanguíneo.

“Nadie nos ha dicho nada y nadie nos ha llamado para pedirnos alguna recompensa”, manifestó Héctor Sobalvarro, quien por razones obvias anota en una libreta el nombre y el número de teléfono de los extraños que llegan a preguntarle por su hermano.

El hermano del comerciante, quien hoy cumple una semana de haber desaparecido, también aclaró que ellos no han negociado con nadie un rescate o puesta en libertad de Dervin Sobalvarro, a como de manera equivocada se informó en un canal de televisión.

“No es cierto que nosotros hayamos pagado tres millones de córdobas por mi hermano a como dijeron en un canal de televisión”, aseguró Héctor Sobalvarro, agregando que la detención de un hombre con una fuerte cantidad de dinero a bordo de un taxi en un barrio del Distrito VII de la capital no tiene nada que ver con el caso de su hermano.