•   Juigalpa, Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Arlen Rocha, madre del adolescente Ángel Rocha, quien murió por una serie de irregularidades médicas de acuerdo con auditorías del Ministerio de Salud (Minsa), no pudo estar en la vela ni en el entierro de su único hijo, debido a que vive en Estados Unidos y no ha terminado de regularizar su estatus.

Alba Marina Campos, abuela del menor, dijo que cuando le comunicaron a Arlen de la muerte de Ángel, solo alcanzó a decir: "Para qué voy a ir (a Juigalpa), si ya no tengo nada".

Arlen Rocha tenía aproximadamente 22 años cuando procreó a su único hijo, Ángel, a quien dejó pequeño al cuido de sus familiares para irse a Estados Unidos para mantener al pequeño.

Alba Marina Campos relató que su hija, desde que se fue hace 12 años a los Estados Unidos, hablaba solo por video llamadas con Ángel.

Según Campos, su hija le daba todos los gustos a Ángel, a tal punto que cuando iba a cumplir sus 15 años, este 15 noviembre, le iba a obsequiar una moto, que era el principal deseo del menor.

Campos manifestó que su hija pensaba llevarse a Ángel a los Estados Unidos, cuando se bachillerara. El adolescente estaba en tercer año de secundaria en el colegio San Francisco de Asís, en Juigalpa, Chontales.

"Él (Ángel) le decía a su mamá que quería ser solo él, que no tuviera más hijos. Ella, mi hija, le decía al niño 'mi cotito bebé', cuando hablaban", dijo Campos.

La abuela del menor narró que cuando Ángel cayó en cama, su hija al inicio queria viajar a Nicaragua, pero después ella le dijo que no, que esperara, con la esperanza de que el adolescente se iba a recuperar.

Ángel Rocha junto a una de sus tías. Cortesía/END"Ella (Arlen) me llamaba para darme valor a mi y me decía: arrodillate vieja, arrodillate vieja, pedile a Dios para que lo sane a mi niño. Ella puso como 20 velas en su casa", dijo la  abuela materna del menor.

Segun Campos, su hija siempre le decía que le contara todo lo que estaba pasando con su hijo y que no le ocultara nada, por doloroso que fuera.

"Decime todo, yo ya se lo entregué a Dios", dijo Arlen a su mamá.

El adolescente Ángel Rocha murió el 31 de agosto y fue enterrado el 2 de septiembre, tras ser sometido a tres operaciones en el hospital escuela Asunción de Juigalpa, luego de enfermarse por apendicitis.

La primera operación fue el 17 de julio, la segunda fue el 21 de julio y la tercera fue el 3 de agosto.

Ángel Rocha, a quien sus amigos y compañeros de clases le decían "manila" porque todo el tiempo le gustaba hacer piruetas con el mecate, participaba en todos los hïpicos del país montado a caballo.