•  |
  •  |
  • END

Masaya
A las siete de la mañana de ayer, más de 40 carretas peregrinas partieron de la ciudad de Masaya hacia el santuario de Popoyuapa, en Rivas, como una muestra de fe y agradecimiento a la imagen de Jesús del Rescate.

Las carretas son forjadas con hojas, paja y caña de pasto o zacate, para proteger del sol, lluvia y sereno a los promesantes.

Antes de salir hacia su destino, las carretas antes fueron reunidas en la casa de la mayordoma Argentina Rivas.

El tradicional recorrido de los promesantes es para agradecer por una serie de milagros acontecidos en sus vidas y que son atribuidos a la imagen de Nuestro Señor del Rescate de Popoyuapa.

“A veces uno está enfermo, le pido a la imagen del Jesús del Rescate y me cura, y también me ha hecho otros milagros, es por eso que voy todos los años hasta el santuario de Popoyuapa”, manifestó Constantina Pavón, quien tiene 26 años de participar en la tradición.

Así como doña Constantina, los demás promesantes tienen doce o más de 20 años de participar en el tradicional desfile de las Carretas Peregrinas.

Tradición con
más de un siglo
El recorrido es muy lento y tiene como motivo una fervorosa devoción religiosa. La extendida fila de carretas en procesión tarda cuatro días en llegar a su destino: el Santuario de Popoyuapa, ubicado en San Jorge, Rivas, donde se realiza una misa campal.

Esta tradición tiene más de un siglo de realizarse. El año pasado participaron en la actividad 33 carretas peregrinas, pero este año hay más de 47 carretas.

Las Carretas Peregrinas fueron custodiadas por el Benemérito Cuerpo de Bomberos y por la Policía de Masaya para brindar seguridad a los promesantes, y salen dos semanas antes de la Semana Santa al empalme Guanacaste, de la ciudad de Nandaime, en el departamento de Granada, para después partir al santuario de Popoyuapa, en Rivas, y posteriormente regresar a la ciudad de Masaya el Sábado Santo, en horas de la noche.

En esta tradición, las edades no son obstáculo. En la actividad religiosa de las Carretas Peregrinas participan fieles devotos de Jesús del Rescate, de la zona urbana y rural de la ciudad de Masaya.

Para algunos promesantes, no es necesario ir en carretas; también pueden llegar a pie o en cualquier vehículo en esta semana de Dolores.