•  |
  •  |
  • END

CARAZO
En las aulas de clases de la Escuela Normal “Ricardo Morales Avilés”,
encontramos al profesor Pedro Jaime García Cerda, impartiendo sus clases a
decenas de jóvenes, como lo ha hecho desde hace 46 años.

Es de los pocos que reparten su biografía en dos vocaciones que en Nicaragua se elevan a verdadero apostolado, porque quienes lo practican viven de milagro: la educación y sus faenas en el Cuerpo de Bomberos de Carazo.

El veterano docente está siempre preparado  para colocarse su traje de bombero ante cualquier acontecimiento de relevancia que ocurre en esta zona cafetalera, costera y donde funcionan muchos trapiches.

Este noble educador nació en la ciudad de Jinotepe, el 29 de junio de 1942, producto del amor de sus padres Agusto García Hernández y doña Mercedes Cerda Sandino, quienes procrearon ocho hijos, entre ellos cinco mujeres y tres varones.

¨Seguí el ejemplo de mi padre¨

El apagafuego, con su mente lúcida, remembró que “en 1958, cuando tenía
16 años, ingresé al Cuerpo de Bomberos junto a mi padre, porque a él le
gustaba servir a la población y yo seguí su ejemplo; soy fundador del
Cuartel  del Benemérito junto al difunto comandante Armengol Martínez
Santos, quien dejó su legado de humanista en nuestro primer jefe, el comandante Juancito Vindel, y todos sus miembros”.

Pedro Jaime estudió en 1950  su primaria en el colegio San Antonio,
posteriormente concluyó sus estudios de bachillerato en el Instituto Juan
José Rodríguez en 1961.

”Vengo de una familia pobre, hijo de un padre que trabajaba como obrero y
de una mujer campesina que no podían pagar mis estudios, ya que en ese
tiempo yo quería estudiar Odontología, pero como los pasajes a la ciudad
de León, y estadía, eran muy caros, opté por el Magisterio y logré graduarme
en el CURC - Carazo, en Ciencias de la Educación, con mención en
Pedagogía.

“Después, en la UNAN-Managua, estudié Ciencias de la Educación
con mención en Administración y Supervisión Escolar; asimismo, recibí
capacitaciones de educación media y recopilación profesional en varias
Universidades de Nicaragua, y países centroamericanos”, aseguró.

Después de varias décadas y diversas épocas políticas que le ha tocado vivir, recordó sus primeros pasos en la comunidad educativa.

“Empecé a trabajar como educador en 1963, como profesor del Instituto
Juan José Rodríguez, después pasé a ser el director y coordinador del
programa de formación vocacional por más de  cuatro años; para los (años) 80 me
integré al equipo de maestros de la escuela “Ricardo Morales Avilés”;
luego fui llamado a ocupar la silla como subdirector del Instituto
Politécnico Ernest Thellman.

“En el período de los (años) noventa me propusieron el cargo del programa de educación a distancia en el Cepad, representando a la cuarta región, posteriormente regresé a las aulas de clase de la Escuela Ricardo Morales Avilés, con el objetivo de enseñarles a los nuevos profesores de Carazo, Masaya, Granada y Rivas las asignaturas de sociales, química y científico-pedagógico”, aseveré.

 “Tengo una familia que cuidar y amar”

El jefe bomberil y profesor de generaciones, en su tiempo de juventud, gustaba de las canciones de Marcos Antonio y  Roberto Carlos, pero además baila salsa y el merengue, melodías que disfruta con su esposa Ángela Rosa Avilés Cruz, quien también
se desempeñó como educadora. Ambos contrajeron matrimonio en 1965,
procreando cuatro hijos: Jaime, César Agusto, María Auxiliadora y María Ninoska, todos ellos profesionales.

Recordó que en su juventud practicó béisbol y que en 1976, le dedicaron la promoción número 27 del Instituto Juan José Rodríguez; en 1989 recibió una medalla de reconocimiento como “Maestro del pueblo”, en reconocimiento a su labor pedagógica por más de 25 años en aquel momento.

En el año 2000 fue premiado por sus conocimientos y capacidad como mejor maestro del municipio de Jinotepe, asimismo recibió estímulos por la Federación de Bomberos de Nicaragua y del Istmo Centroamericano.

“Me voy del magisterio y me retiro al Cuartel”

El segundo jefe de los bomberos de Carazo confesó a EL NUEVO DIARIO, que “en estos meses me jubilo. Creo que ya he contribuido a la educación de los jinotepinos, y de los nicaragüenses, ya que por mí han pasado personas que hoy tienen cargos
públicos entre ellos el General Julio Avilés, el diputado Juan Ramón
Jiménez; Henry Ruiz, Vilma, Danilo, Oscar y Luis Acevedo, entre otros”.

“Creo que ya es momento de darle oportunidad a la nueva generación de
maestros jóvenes que también están luchando por un eficiente desarrollo
curricular”, señaló.

Pedro Jaime nos cuenta que a sus 65 años, sale todos los días desde las seis y media de la mañana a trabajar y regresa a las cinco de la tarde; posteriormente se dirige  hacia la estación de bomberos a asumir su cargo de comandante y segundo jefe del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Jinotepe, Carazo. 
Admite que aunque no tiene la energía de su juventud, sí goza de una basta experiencia para dirigir el cuerpo operativo y  transmitirla de generación en generación a sus pupilos ante cualquier catástrofe.

Tres situaciones inolvidables

El experimentado bombero, recordó su participación del terremoto de
Managua en 1972, donde se perdía por varias semanas con el propósito de
ayudar a salvar vidas en medio de los escombros. Además de apagar incendios de más de dos kilómetros de distancia, sacaban muertos de todos las casas que se vinieron al suelo.

“A otro hecho  importante que dimos cobertura fue el maremoto ocurrido en
las costas del Pacífico, donde estuvimos permanente trabajando por más de
tres meses, distribuyendo comidas, medicamentos y trasladando a los
pacientes heridos”, rememoró.

“No podemos dejar de mencionar las inundaciones del arroyo en la ciudad de Nandaime, para la época del huracán Mitch, donde rescatábamos a muchas víctimas que se escapaban  de ahogar en las fuertes corrientes de agua. La última actividad de gran magnitud que dimos cobertura fue el incendio en el Mercado Oriental, en el 2008, donde yo estaba dirigiendo las operaciones de nuestros integrantes desde nuestra base central en el cuartel”, acotó.

El abnegado y modesto jinotepino manifestó a END, que “para ser un bombero
disciplinado debe de ser  voluntario y tener permanencia”.

Tragedia bomberil

El maestro enfatizó, con una mirada triste en sus ojos, que “en  los cincuenta años que tengo de estar orgullosamente sirviéndoles al pueblo caraceño, después de regresar hace treinta años de una cobertura en Guatemala, al llegar a Carazo nos piden abastecer de agua a las comunidades de La Boquita.

Trasladamos una cisterna que contenía tres mil galones de agua, y al llegar a la mitad de su destino, hubo un desperfecto mecánico en el vehículo y cayeron en un guindo los compañeros Noel Ramos, Manuel López y Enrique García, quienes fallecieron instantáneamente cumpliendo con su labor”.

“Gobierno sandinista nos sacó de la estación”

El profesor García enalteció la gran labor del recordado comandante Armengol
Martínez, quien consiguió el edificio actual de los bomberos, construyó 21 casas para los familiares de los voluntarios y se trajeron 11 vehículos, microbuses y cisternas, así como trajes y accesorios del exterior.

“Fue una estupidez, lo que hicieron los sandinistas en la época de los 80, porque nos sacaron de nuestro edificio, desbarataron la infraestructura, se llevaron todos los vehículos, justificando que eran de procedencia norteamericana, los destruyeron y después sacaron todos los equipos y uniformes, los colocaron afuera de las instalaciones y los quemaron.

Sólo les faltó vestirnos de verde olivo para obligarnos a participar en esta acción, que además de afectar a la institución, perjudicaron a la población que pedían que los socorriéramos con los heridos, en la guerra”, señaló Pedro Jaime García.

Fase política

El valiente bombero y ejemplo de maestro, Pedro Jaime García, en 1996,
cuando había 22 partidos políticos, fue candidato a alcalde por el
Proyecto Nacional (Pronal), en la ciudad de Jinotepe, con su fórmula Walter
Jiménez Narváez.

“En esta ocasión perdí, pero siempre continué sirviendo a la población, porque no hay nada más satisfactorio que ayudar al prójimo, conservando mis principios y valores sin recibir alguna prebenda”, afirmó don Pedro García.

Por quince años realiza y conduce el programa “El Bombero Voluntario en Acción” en Radio Stéreo Sur de Jinotepe, que se transmite los días sábados de 10 a 10:30 de la mañana.

Próximamente publicarán 500 ejemplares de la primera revista del cuerpo de bomberos llamada “El Benemérito”, que es realizada por un grupo editorial, de diagramación y diseño al cual está integrado nuestro ilustre jefe bomberil.

Asimismo se realizará un programa en vivo de media hora en el canal 48, el canal de la Cuarta Región, a través de la señal de Estesa. El formato del programa televisivo será de  recomendaciones y consultas por parte de los integrantes del Cuerpo de Bomberos y de la misma población.

Metas futuras

“Mis sueños los puedo concluir en dos puntos importantes: una pequeña
oportunidad de ocupar un cargo público para realizar obras sociales en
beneficio de la población jinotepina y poder llegar a tener una
computadora con acceso a Internet para ayudar a los estudiantes a ampliar
sus conocimientos, apoyarlos en sus tutorías y compartir de alguna manera
este deseo para los demás”.

Necesidades de los bomberos

El presupuesto mensual del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Carazo,
asciende a los 40 mil córdobas. Hoy en día sólo está disponible el teléfono 5322241. En este cuartel están integrados  80 jóvenes, hay 12 unidades, entre ellas vehículos de rescate y cisternas.

“ Actualmente estamos en una situación muy difícil, nosotros no recibimos
ninguna ayuda por parte del gobierno y nuestros gastos día a día se nos
incrementan debido a las coberturas que demandan los mismos pobladores al
momento de un accidente de tránsito o de abastecimiento del líquido vital. Pedimos a los organismos,  a los diputados, ministros y magistrados que
tiene el departamento de Carazo que nos den una mano, ya que hoy por ti
mañana por mí, que reconozcan la labor de seguridad ciudadana que realizamos
los bomberos”, instó el apóstol por partida doble.