•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 71,617 nicaragüenses han sido diagnosticados con conjuntivitis en lo que va del año, de los cuales 17,861 casos fueron detectados entre el 18 y 24 de septiembre, según el último Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud (Minsa).

En dicho informe se detalla que la cantidad reportada en la semana pasada registró un aumento 21 veces mayor a los pacientes detectados con conjuntivitis en el mismo periodo del año pasado, cuando solo se detectó a 3,218 pacientes con esta enfermedad en todo el país hasta la misma fecha. 

El brote de conjuntivitis se agudizo en el país desde la primera semana de agosto, cuando el Minsa reportó casos desde distintos departamentos. Hasta la semana 36, que abarcó del 3 al 10 de septiembre, las ciudades más afectadas por la enfermedad eran Managua, León y Matagalpa. Hasta la semana 36, que abarcó del 3 al 10 de septiembre, las ciudades más afectadas por la enfermedad eran Managua, León y Matagalpa.

Recomendaciones

La conjuntivitis, que es una enfermedad infecciosa y de fácil transmisión, se propaga entre la población nicaragüense principalmente por la falta de medidas de higiene, aseguró el epidemiólogo Leonel Argüello Yrigoyen.

Además: Hospital Militar Nicaragua habilita puestos médicos contra la conjuntivitis

La transmisión de esta infección se da “fundamentalmente por las manos, porque la gente no se lava las manos; si la persona que tiene conjuntivitis se toca el ojo y toca cualquier cosa y luego vos tocás eso y te tocás el ojo, ahí se transmite”, asegura el especialista. 

El oftalmólogo José Rodríguez Manzanárez comenta que la conjuntivitis más común que se presenta en el país es de tipo bacteriana, es decir que llega a los ojos principalmente a través de las manos, por lo que recomienda el lavado constante de estas.

Según Manzanárez, quien llega a padecer esta enfermedad suele presentar ardor e inflamación en los ojos. “Ahí es cuando la gente tiene la mala costumbre de rascarse, entonces la conjuntivitis se vuelve más agresiva y tarda más en sanar”.