• |
  • |
  • END

Bluefields fue escenario de dos eventos deportivos que causaron el furor de propios y extraños. La pintoresca bahía parecía inundada de mariposas multicolores cuando decenas de cayucos surcaron las olas en una regata sin precedentes. Medio centenar de amantes de la pesca deportiva se desplazaron por lagunas y ríos circundantes, con el afán de capturar el sábalo más grande, que fue la otra actividad realizada con todo éxito.