•  |
  •  |
  • END

Mientras el mundo apagaba sus luces y guardaba tributo a la Tierra por más de una hora, en Nicaragua la iniciativa mundial no tuvo eco, y salvo un pequeño concierto sin mucha publicidad realizado en Managua, el país entero ignoró la llamada Hora del Planeta.

La iniciativa ecológica del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), tenía por objetivo darle un respiro al planeta el sábado 28 de marzo a las 8:30 pm, hora de cada región.

A la convocatoria verde de una hora, se unieron más de 88 países y casi cuatro mil ciudades de acuerdo con la nota de prensa emitida por WWF, un día después del evento. Nicaragua no figura en el listado.

Mundo a oscuras

Por una hora el mundo se oscureció en defensa de la lucha contra el cambio climático. La Hora del Planeta fue impulsada por la organización ecologista y respaldada por la ONU, para concienciar sobre la amenaza del calentamiento global y demostrar que la acción es posible, tanto individual como globalmente
En Managua, la única muestra de apoyo a la iniciativa fue un concierto vespertino en el centro comercial Galerías Santo Domingo, y la distribución informa de e-mail entre amistades y redes ecológicas, llamando a sumarse al movimiento global contra la contaminación.

El concierto gratuito fue organizado al aire libre por varios artistas nacionales, y contó con el apoyo del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, en el marco de la celebración del Día Mundial contra la Reducción de Emisiones de Dióxido de Carbono, la Reforestación y la Educación Vial.

Cantos Ecológicos

En la expresión musical participaron Salvador Cardenal (Dúo Guardabarranco), Alfonsina Cardenal, Juan Solórzano, Elsa Basil, Phillip Montalbán, Mario Montenegro, Moisés Gadea y Ofilio Picón, entre otros, quienes cantaron temas dedicados al medio ambiente.

De ahí no hubo más expresión de apoyo al plan global. Un recorrido nocturno de la Policía Nacional en toda Managua, revisando la documentación legal de los bares y locales de diversión, permitió constatar a EL NUEVO DIARIO que la capital vivió un fin de semana rutinariamente encendido y alejado de motivaciones ambientalistas.

Mientras muchos disfrutaban en bares y restaurantes, los centros comerciales lucían igualmente llenos e iluminados. En los hogares las familias veían televisión y disfrutaban de la transmisión en vivo de la VIII Edición del Carnaval Alegría por la Vida 2009.

Faltó campaña

El científico y ambientalista Jaime Incer Barquero dijo que si la iniciativa mundial no tuvo éxito en el país, fue por falta de difusión social del acto, por el nulo apoyo de las empresas comerciales distribuidoras de energía y por la tradicional poca cultura ambiental de la población.

“Las compañías energéticas debieron motivar a la población a ahorrar energía y a no dañar al Medio Ambiente, pero no supe que eso ocurriera, no hubo campaña ni de las empresas ni de las instancias oficiales del Medio Ambiente”, lamentó.

Según el ambientalista, en Nicaragua poco a poco se ha despertando la conciencia ecológica de respetar a la Naturaleza, principalmente entre los jóvenes, pero dijo que para que tengan éxito esas iniciativas, se deben difundir las propuestas para que calen entre la población.