• |
  • |
  • END

SAN JOSE

Los presidentes de América Central pidieron ayer lunes apoyo a Estados Unidos para capitalizar los bancos regionales debido a la crisis económica, y una ampliación de las medidas temporales a favor de los migrantes, en una reunión con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, en Costa Rica.

Biden, quien insistió en que desde que el presidente Barack Obama llegó al poder Estados Unidos escucha a los demás países, pidió tiempo y paciencia a los gobernantes centroamericanos, destacando que el nuevo gobierno apenas tiene poco más de 60 días, y que muchas medidas tomarán tiempo.

El segundo de la Casa Blanca justificó que las petitorias no se pueden atender a corto plazo por la crisis internacional que los afecta, y porque dichas iniciativas tienen que pasar por el Congreso.

A pesar de que los centroamericanos recibieron nada más que promesas de que serán atendidos los planteamientos, el presidente tico, Óscar Arias, valoró que el encuentro fue "fructífero, franco y de provecho para todos".

La capitalización del BCIE

Arias explicó que entre los aspectos abordados se planteó la capitalización del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y del BID, pero que sólo se expuso, sin llegar a nada concreto.

En uno de los aspectos que causa más interés a los centroamericanos, como es la renovación o legalización permanente de los beneficiados con el Estatus de Protección Temporal (TPS), también Biden pidió "paciencia".

"Nosotros entendemos la situación de la región, pero requerimos paciencia. Esperamos que comprendan que algunas de las solicitudes son complicadas de acuerdo con nuestra situación doméstica, porque para ello requerimos de una completa reforma a nuestra ley de migración", adujo el vicepresidente gringo.

Explicó que el gobierno estadounidense entiende la importancia que representan las remesas para los países del área y otros, pero que en las actuales circunstancias, donde estadounidenses están siendo despedidos de sus empleos, decirles "que vamos a legalizar a miles de personas", se convierte en "algo difícil".

El narcotráfico

Además de esos temas, se solicitó más recursos para la lucha contra el narcotráfico, fomentar la transferencia de tecnologías bajas en carbono, e institucionalizar un diálogo entre esa nación y el Istmo, obteniendo como respuesta que serán abordados con la seriedad del caso, pero a largo plazo.

Asimismo el mandatario tico, "agradeció" que Biden "viniera a escuchar" a los centroamericanos.

"No tuvimos tiempo para abordar el tema de la creación de un fondo climático", lamentó Arias, quien que de forma personal le exteriorizó a Biden que el mundo espera mucho de la reunión del G-20 para aliviar la crisis internacional.

También dijo que "confían" en que la nueva Administración de Barack Obama
constituya una nueva relación basada en una "aptitud de amistad y respeto".

"El mundo espera un liderazgo de Estados Unidos no sólo militar sino moral, y confiamos que esta Administración lo hará", acotó Arias, al tiempo que reiteró que se deben hacer esfuerzos para proteger al planeta, disminuir la deserción escolar, desarrollar más la educación, la salud y la infraestructura, porque es la única forma de llegar a ser más competitivos.

Al encuentro con Biden asistieron, además de Arias, los presidentes de Panamá, Martín Torrijos; de Guatemala, Álvaro Colom; de El Salvador, Antonio Saca, y el presidente electo Mauricio Funes. También el vicepresidente Arístides Mejía, de Honduras; el primer ministro de Belice, Dean Barrow, y el vicecanciller de Nicaragua, Manuel Coronel.

Hay que destacar que en lo que sí fue concreto el funcionario de la Casa Blanca, es en la decisión de aumentar de 65 a 110 millones de dólares los recursos para la Iniciativa Mérida, la cual procura combatir la narcoactividad.

Funes dice que Chávez no meterá "un dedo" en El Salvador

Mientras tanto, el presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, declaró que el mandatario venezolano, Hugo Chávez, no meterá "un dedo" en la política interna de ese país durante su gestión, aunque destacó que desea mantener buenas relaciones con él.

Primer izquierdista elegido presidente de El Salvador hace dos semanas, Funes debutó este lunes en la arena internacional, al participar junto al mandatario saliente Antonio Saca, en una cita de América Central con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden.

Funes declaró a los periodistas que aunque desea mantener las mejores relaciones con Chávez, no permitirá que "Venezuela meta ni tan solo un dedo en la política doméstica de El Salvador".

Dijo que quiere tener buenos lazos con Venezuela, así como con Bolivia y Nicaragua --con gobiernos aliados de Chávez--, pero también con Brasil, Argentina y Chile, que tienen gobiernos de izquierda moderados.

Luego del cónclave con Biden, Funes sostuvo un encuentro bilateral con el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, a quien elogió por sus esfuerzos, que condujeron al fin de las guerras civiles en América Central y por sus iniciativas en favor del desarme.

También elogió el nuevo estilo dado por Estados Unidos a sus vínculos con América Latina, de dialogar y escuchar, en vez de imponer puntos de vista, que pudo conocer personalmente este lunes en el encuentro con Biden.

"Los cambios ahora no sólo vienen del sur, sino también vienen del norte", dijo Funes, al destacar la iniciativa de Estados Unidos de dialogar con sus vecinos latinoamericanos.


Tras su reunión con Arias, Funes regresaría a El Salvador.

Coronel Kautz impresionado con Biden

Por su parte, el vicecanciller de Nicaragua, Manuel Coronel Kautz, calificó de “humilde y franca” la actitud presentada por el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, durante el encuentro que sostuvo con altos representantes de Centroamérica.

“No vino a decirnos qué hacer, sino a escucharnos”, comentó para EL NUEVO DIARIO el enviado por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Expresó que dentro de esa humildad que percibió, es que él está consciente de que las soluciones a la actual crisis mundial no se pueden encontrar de forma independiente, sino juntando esfuerzos y voluntades.

“Mostró una preocupación hacia los temas grandes que afectan el mundo. Fue bien abierto hacia nuestra problemática y nos escuchó a todos”, recalcó el vicecanciller nicaragüense.

Sostuvo que cada país exteriorizó sus preocupaciones, y que en su caso particular, expuso los aspectos que se consensuaron en la recién concluida Cumbre del SICA, en Managua.

Entre esos temas señaló la petitoria de extensión del Estatus de Protección Temporal (TPS) a miles de centroamericanos, porque la región no tiene capacidad de absorber esa mano de obra que podría ser deportada.

“También se le expuso sobre temas de seguridad, y la protección que se le debe dar a todas aquellas empresas que están dentro del Tratado de Libre Comercio, y que actualmente enfrentan serias situaciones por la crisis que se vive”, informó el funcionario diplomático.

Reiteró que también se planteó que las relaciones con la región deben ser basadas en el respeto a la soberanía de los pueblos.

Al consultarle si abogó para que el gobierno de Barack Obama destrabe un poco más de 60 millones de dólares de la Cuenta Reto del Milenio, dijo escuetamente: “No toqué ese tema”.