•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La depresión tropical número 16 que ingresaría a la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN) convertida en la tormenta tropical Nate, provocó que el Gobierno de Nicaragua declarara alerta amarilla en todo el territorio nacional desde la mañana de ayer, ante el temor a inminentes lluvias sobre suelos ya saturados, que pueden provocar inundaciones y deslizamientos de tierra.

El fenómeno natural, que presentaba al cierre de edición, una velocidad de desplazamiento de 9 km/h y vientos sostenidos de 55 km/h, estaría hoy a 15 kilómetros al suroeste de Bilwi y saldría la mañana del viernes por Cabo Gracias a Dios, según pronósticos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) y el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU. 

El Ineter señaló que este fenómeno “provocará marejadas que pondrán en riesgo las comunidades del litoral e islas del Caribe, así como los Cayos Mískitos y las actividades pesqueras”, por lo cual la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua en conjunto con el gobierno de la RACCN evacuaron a las personas que viven y trabajan en la zona mencionada. 

La vicepresidenta Rosario Murillo explicó que 12 embarcaciones de empresas pesqueras y pescadores artesanales trasladaron a las personas evacuadas a tres albergues temporales habilitados en Bilwi. 

Los albergues con capacidad para atender a 959 personas fueron instalados por las escuelas de Enfermería, Verbo Loma Verde y Gran Ducado de Luxemburgo. 

El gobierno regional suspendió las clases desde ayer, mientras que la Fuerza Naval suspendió los zarpes en todo el Caribe nicaragüense. 

“Estamos  en estado de emergencia nacional por lluvias y alerta amarilla. Vamos a estar desde todos los Comités Municipales para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Comupred) en atención y alerta permanente y vamos a estar trabajando desde todas las instituciones para la salvaguarda la vida, sobre todo en los puntos vulnerables”, dijo Murillo.

Afectaciones

Después de casi dos semanas continuas de lluvias en casi todo el territorio, los suelos saturados de humedad podrían facilitar inundaciones en las zonas bajas, así como deslizamientos en laderas inestables, destacó en la declaratoria de alerta amarilla el Sistema Nacional para la Prevención Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

A través de un boletín informativo, el Ineter indicó que se espera que las lluvias se vayan incrementando a partir de hoy, con intensidades entre ligeras a moderadas y ocasionalmente podrán registrarse lluvias fuertes.

Las precipitaciones de las últimas horas han dejado serias afectaciones en Chontales. Los puentes El Panteón y Nueva York que se ubican entre Juigalpa y Cuapa resultaron dañados; mientras que el puente Los Laureles, de Cuapa, está completamente destruido por las fuertes inundaciones en la zona.

En ese mismo municipio un hombre de 29 años identificado como Mario Fernando Castillo y originario de Managua cayó a un río a bordo de su camioneta y murió de forma instantánea. 

El hecho ocurrió antes de llegar al puente Nueva York, donde un deslizamiento de tierra provocó que la camioneta cayera al río a eso de las 8:00 p.m. del pasado martes.

Castillo viajaba en el vehículo con otro hombre identificado como Donald Calderón, de 27 años, quien fue rescatado con vida.  

El Gobierno informó que también hubo afectaciones en 26 barrios y comunidades de siete municipios del país. Resultaron 67 familias afectadas, viviendas anegadas, una destruida y una con daños parciales.

Los fuertes aguaceros dejaron un estimado de 30 casas anegadas en Juigalpa y 19 en Cuapa. Varias calles de Juigalpa, Cuapa y Santo Domingo en Chontales se han inundado por las lluvias debido al desborde de cauces.

Los departamentos más vulnerables ante la continuación de las lluvias en el territorio nacional son Chontales, Boaco, Matagalpa, Rivas y Carazo, detalló la vicepresidenta Rosario Murillo. 

Emergencia regional

En Costa Rica, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) elevó ayer a roja (máxima) la alerta para casi todo el país por las fuertes lluvias e inundaciones causadas por la depresión tropical. 

La alerta roja abarcó a las provincias costeras del Pacífico de Guanacaste y Puntarenas, así como la zona norte del país y el Valle Central, donde se ubican las principales ciudades, entre ellas la capital San José.

En Honduras, la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) informó que se encuentra vigilante al fenómeno que también afectará ese país. 

El director de la Copeco, Lisandro Rosales, escribió en su cuenta de Twitter que el organismo de protección civil “mantiene vigilancia” por la evolución de la depresión número 16, de esta temporada ciclónica en el Atlántico, y pidió a los hondureños tomar medidas de precaución y dar seguimiento al avance de este fenómeno.